Salvavidas para los árboles y arbustos de La Felicidad

Salvavidas para los árboles y arbustos de La Felicidad

Los perros tienen en aprietos a las coberturas vegetales de los andenes, parques y separadores de este barrio residencial de la localidad de Fontibón.

Cerca del 11% de los 383 árboles y arbustos que plantó el Jardín Botánico de Bogotá, no logró sobrevivir por los orines de las mascotas.

La entidad tiene proyectado realizar 40 replantes en La Felicidad, nuevos individuos arbóreos y arbustivos que contarán con cerramientos.

El SENA, la Dirección Nacional de Bomberos, la constructora Vendome y la comunidad participaron en la primera jornada de replante. Nueva crónica #BogotáReverdece.

En 2009 fue anunciada con bombos y platillos la construcción del megaproyecto “La Felicidad: la ciudad parque” en la localidad de Fontibón, cerca de 100 hectáreas comprendidas entre las calles 13 y 23, la Avenida Boyacá y la carrera 80.

Un total de 17.000 apartamentos distribuidos en 40 conjuntos residenciales y 250.000 metros cuadrados de zonas verdes, le dieron vida a los dos sectores de La Felicidad: La Esperanza y la calle 13, donde habitan más de 15.000 familias.

Los habitantes del sector empezaron a reverdecer el barrio y plantaron varios árboles y arbustos en los parques, andenes y separadores. Según Rocío Portilla, presidenta de la Junta de Acción Comunal (JAC), nadie le hacía mantenimiento a las coberturas vegetales.

Salvavidas para los árboles y arbustos de La Felicidad

“El Jardín Botánico de Bogotá (JBB) nos informó que no podía actuar porque la constructora Inversiones Inmobiliarias Vendome, encargada del proyecto urbanístico, no le había hecho la entrega oficial del arbolado al Distrito”.

La entidad inició un trabajo mancomunado con la constructora y los representantes de Asofelicidad y la JAC del barrio. El objetivo era consolidar un proyecto que permitiera hacerle el mantenimiento a los árboles presentes y definir nuevas plantaciones.

Las unidades de gestión 1, 2, 3 y 7 contaban con áreas para plantar 383 árboles y arbustos nuevos. Según el JBB, algunos de los individuos ya plantados, la mayoría acacias, debían ser retirados por representar un alto riesgo para la comunidad.

En septiembre de 2022 inició el nuevo reverdecer de La Felicidad, un trabajo conjunto entre la comunidad, el Jardín Botánico y la constructora Vendome, que hizo la entrega del arbolado presente en las zonas verdes.

El JBB seleccionó más de 20 especies para este proyecto de arborización de la localidad de Fontibón, como cedro, roble, pajarito, guayacán de Manizales, carbonero, palma de cera, chicalá rosado y amarillo, cajeto, alcaparro enano, tibar, yarumo, abutilón y arrayán.

Salvavidas para los árboles y arbustos de La Felicidad
Salvavidas para los árboles y arbustos de La Felicidad

Los verdugos del arbolado

El reverdecer de La Felicidad fue realizado en tres grandes jornadas de plantación que contaron con la participación de la comunidad, la constructora (que donó la tierra e hizo el ahoyado) y la empresa Bavaria.

Miembros de Asofelicidad y la Junta de Acción Comunal del barrio, la Armada Nacional y estudiantes y docentes del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), también ayudaron a plantar los 383 árboles y arbustos.

En estas actividades ambientales se evidenció una gran problemática para los individuos arbóreos y arbustivos: la gran cantidad de mascotas que hay en el barrio, perros que hacen sus necesidades en las coberturas vegetales.

“En La Felicidad no hay una tenencia adecuada con las mascotas. Por ejemplo, la mayoría de personas sacan a sus perros a las zonas verdes y ellos orinan en los árboles; la úrea de la orina los afecta demasiado”, dijo en su momento Rocío Portilla, la presidenta de la JAC.

Los impactos de la orina de los perros en el barrio es más que evidente. En algunos sectores, el olor es penetrante y el inmobiliario urbano, como las rejas de los conjuntos y los contenedores metálicos, lucen oxidados.

Según el JBB, para que los árboles y arbustos crezcan y se desarrollen adecuadamente, es necesario del compromiso de los habitantes del barrio. “La orina afecta considerablemente las raíces de los individuos vegetales y acaba con su crecimiento”.

Laura García, ingeniera del grupo de arbolado joven del JBB en las localidades de Fontibón y Barrios Unidos, evidenció que cerca del 11% de los 383 nuevos árboles y arbustos no logró sobrevivir debido a esta problemática.

“En las jornadas de mantenimiento del arbolado por el barrio La Felicidad constatamos que era necesario hacer 40 replantes. Sin la participación de la comunidad, los árboles y arbustos no van a lograr desarrollarse”.

Trabajo mancomunado

El pasado 30 de octubre, el JBB realizó la primera jornada de replante en La Felicidad: 21 nuevos árboles y arbustos de diferentes especies en varios andenes y separadores de la denominada “ciudad parque”.

13 estudiantes del tecnólogo en salud ambiental y seguridad alimentaria del SENA, funcionarios de la Dirección Nacional de Bomberos de Colombia, la constructora Vendome y la comunidad, participaron en esta actividad.

Según Sandra Laguna, profesional social del JBB en las localidades de Fontibón, Engativá, Bosa, Usme y Kennedy, el futuro de estas coberturas vegetales necesita de manos amigas para evitar que padezcan por la orina de los perros.

Salvavidas para los árboles y arbustos de La Felicidad
Salvavidas para los árboles y arbustos de La Felicidad

“Nos propusimos hacer cerramientos en los 21 árboles y arbustos que fueron replantados. La constructora donó una polisombra especial (malla de color negro) y el JBB y la empresa privada gestionaron las estacas”.

Con esta estrategia, que será replicada en los 40 árboles y arbustos que no lograron sobrevivir en La Felicidad, el JBB busca que las coberturas vegetales no se vean tan afectadas por la orina de los perros.

“Durante el mes de noviembre realizaremos los 19 replantes faltantes, jornadas que contarán con la participación de la comunidad y los aliados”, informó la ingeniera García.

Asofelicidad y la Junta de Acción Comunal seguirán concientizando a los dueños de las mascotas sobre el daño que le hace la orina a los árboles y arbustos. Uno de los proyectos de la comunidad es construir parques exclusivos para perros en el barrio.