¡Reverdece el pulmón del sur de Bogotá!

¡Reverdece el pulmón del sur de Bogotá!

La localidad de Rafael Uribe Uribe albergará uno de los 21 bosques urbanos contemplados por el actual Plan de Ordenamiento Territorial de la ciudad.

Está ubicado en el Parque Metropolitano Bosque de San Carlos y contará con más de 450 árboles y arbustos de diferentes especies.

A la fecha, el Jardín Botánico de Bogotá (JBB) y varios habitantes de la zona han plantado 200 individuos arbóreos en dos sectores del parque.

Más de 50 ciudadanos participaron en la más reciente jornada de plantación, realizada el Día Mundial del Suelo y la Tierra Fértil. Nueva crónica #BogotáReverdece.

El pulmón verde del sur de la ciudad. Así es conocido un predio de 21 hectáreas que huele a sahumerio medicinal, un terreno rodeado por conjuntos residenciales donde los rayos del sol son más intensos.

El Parque Metropolitano Bosque de San Carlos alberga 3.105 árboles y arbustos de diferentes especies. La más predominante es el eucalipto, un árbol que alcanza alturas superiores a los 50 metros y que es responsable de su olor característico.

La historia de este lugar se remonta a la década de los 60 del siglo pasado, cuando unos sacerdotes empezaron a plantar eucaliptos en la zona para ayudar a tratar las enfermedades respiratorias de los pacientes del hospital San Carlos, hoy convertido en fundación.

¡Reverdece el pulmón del sur de Bogotá!
¡Reverdece el pulmón del sur de Bogotá!

“La mayoría de los eucaliptos del bosque de San Carlos superan los 60 años de vida. Esta especie tiene un aceite que limpia el sistema respiratorio y por eso fue muy utilizada para tratar las enfermedades”, dijo Juan José Ramírez, ingeniero del grupo de coberturas vegetales del Jardín Botánico.

No hace falta dialogar con la ciudadanía para evidenciar que el sitio es de suma importancia ambiental. Los muros de las entradas están pintados con figuras de la biodiversidad, como ranas, iguanas, frailejones, monos y una ballena.

Varios habitantes de los barrios que rodean el parque, como Pijaos, San José, Gustavo Restrepo, Colinas, Quiroga, Bosque de San Carlos y Country Sur, llevan décadas defendiendo sus árboles y arbustos.

La lucha ambiental los llevó a conformar el comité Prodefensa Bosque de San Carlos. Uno de sus mayores logros fue interponer una acción popular que ordenó la protección del bosque y obligó a las entidades del Distrito a socializar con la comunidad cualquier tipo de intervención.

El Bosque de San Carlos está abierto entre las seis de la mañana y las seis de la tarde, 12 horas en las que es visitado por cientos de personas que utilizan la cancha sintética de fútbol, gimnasios, plazoletas y sus caminos.

“En el Bosque de San Carlos solo se permiten las actividades pasivas y ambientales, es decir que se impone la conservación del bosque. Esto lo diferencia de los demás parques metropolitanos de la ciudad”, informó Ramírez.

¡Reverdece el pulmón del sur de Bogotá!
¡Reverdece el pulmón del sur de Bogotá!

¡A enriquecer el bosque!

El Plan de Ordenamiento Territorial (POT) contempló la creación o consolidación de 21 bosques urbanos en Bogotá, coberturas vegetales multiestrato y multiespecie que actuarán como conectores ecológicos y ayudarán a mitigar el cambio climático.

Uno de ellos está ubicado en el Parque Metropolitano Bosque de San Carlos. Según el ingeniero del JBB, el objetivo es enriquecer el lugar con nuevos árboles y arbustos de diferentes especies, formas y tamaños.

“Con la Secretaría de Ambiente tenemos proyectado plantar más de 450 árboles y arbustos en este bosque urbano del sur de la ciudad. Es una nueva estrategia de manejo silvicultural que se diferencia bastante de la arborización urbana que hacemos en la capital”.

Según Ramírez, un bosque urbano cuenta con una gran variedad de árboles y arbustos de diferentes portes (pequeño, mediano y alto). Son plantados a distancias menores y cuando crezcan, los más pequeños estarán debajo de los más grandes.

“En la arborización urbana los árboles se plantan con distancias de 10 metros y con un diseño geométrico, es decir que sus copas nunca se tocan. Esto no va a suceder en los bosques urbanos”.

El JBB y la Secretaría de Ambiente realizaron un ejercicio de cocreación con los habitantes del sector para seleccionar las zonas del parque metropolitano que albergarán los árboles y arbustos del bosque urbano de San Carlos.

Este ejercicio arrojó ocho polígonos. En mayo de este año, con la participación de la ciudadanía, se plantaron 70 árboles y arbustos en el primer polígono, de especies como chocho, magnolio, sangregado, sauco, alcaparro enano, caballero de la noche, barbasco y mermelada.

En la primera jornada de plantación del futuro bosque urbano de San Carlos participaron más de 50 personas de los barrios aledaños, miembros del comité Prodefensa y funcionarios del Distrito.

“En esta actividad ambiental y comunitaria le rendimos un homenaje a Jeimmy Tatiana González, una profesora del IDRD que ponía a bailar a los adultos mayores de este sector del sur de la ciudad”, mencionó Yenny Rosas, bióloga y profesional social del JBB.

Día del suelo

El Jardín Botánico escogió el 22 de junio, fecha en la que se celebra el Día Mundial del Suelo y de la Tierra Fértil, para realizar una nueva jornada de plantación en el segundo polígono del bosque urbano de San Carlos.

La meta era plantar 130 árboles y arbustos de 16 especies: chicalá rosado, mangle de tierra fría, nogal, caballero de la noche, rama negra, sangregado, pajarito, pino romerón, roble, barbasco, cedrillo, leandra, magnolio, fucsia arbustiva, ocobo y aliso.

Más de 50 personas se dieron cita en el parque metropolitano para enriquecer el bosque, como estudiantes del diplomado de arborización urbana del JBB, el comité Prodefensa y niños del Liceo Arcángel San Gabriel.

¡Reverdece el pulmón del sur de Bogotá!
¡Reverdece el pulmón del sur de Bogotá!

La actividad empezó con una charla técnica por parte de Sharon Martínez, ingeniera del Jardín Botánico encargada de liderar la conformación de este bosque urbano. La experta les informó todos los detalles que hacen parte de las plantaciones urbanas que se realizan en la ciudad.

Los participantes aprendieron que la actividad más dispendiosa es abrir los huecos de un metro cúbico de profundidad, un trabajo realizado por los operarios del JBB. “Toda la ciudad fue construida sobre escombros y por eso un operario hace solo tres hoyos al día”.

El suelo del bosque de San Carlos es arcilloso, un material que impide el desarrollo de las raíces de los árboles. “Retiramos la arcilla y echamos tierra abonada para que los árboles crezcan bien. También aplicamos un hidroretenedor en el hoyo que le da la humedad necesaria”.

Los futuros plantadores se dividieron en varios grupos para plantar los 130 nuevos árboles y arbustos del bosque urbano. En los tutores de madera que les darán estabilidad escribieron sus nombres o frases de cariño.

“El bosque urbano de San Carlos ya suma 200 árboles y arbustos de diferentes especies. En lo corrido de este año vamos a reverdecer los otros polígonos que escogimos con la comunidad hasta llegar a los más de 450 individuos arbóreos”, puntualizó Ramírez.

Además de actuar como conectores ecológicos y ayudar a mitigar el cambio climático, los bosques urbanos mejoran y aumentan la oferta de los servicios ecosistémicos y la conectividad ecológica de la ciudad.

“Sumado a esto, los bosques urbanos promoverán la gobernanza y participación ciudadana y la apropiación ambiental. Por eso, la comunidad es protagonista de esta estrategia de manejo silvicultural”, apuntó Rosas.