“Peluquería vegetal” en las jardineras de Pablo VI

“Peluquería vegetal” en las jardineras de Pablo VI

El Jardín Botánico de Bogotá realizó una jornada de mantenimiento en los 453 metros cuadrados de las jardineras de la Avenida Pablo VI.

Poda, deshierbe y recolección de residuos fueron las actividades llevadas a cabo por los operarios del grupo de jardinería del centro de investigación de la ciudad.

Especies como diete, cola de zorro y abedul redujeron su tamaño para mitigar una problemática de seguridad denunciada por la ciudadanía.

El miedo se apodera de los habitantes de Pablo VI y La Esmeralda cuando atraviesan el separador de la calle 53 con carrera 53, un sector que cuenta con cuatro jardineras y varios árboles de especies como urapán, jazmín del cabo y eugenia.

Según los ciudadanos, los ladrones se esconden en estas coberturas vegetales y sorprenden a los transeúntes, en especial durante las horas de la noche. Los usuarios de la ciclorruta también han sido víctimas de los “amigos de lo ajeno”.

“Los rateros se camuflan en las plantas más altas de las jardineras. Cuando las personas pasan desprevenidas por los senderos del separador, salen de los escondites y los amenazan con armas para quitarles las pertenencias”, denuncia un señor que prefiere no dar su nombre.

Ante esta situación, la comunidad le pidió ayuda a uno de los ediles de la localidad de Teusaquillo para que se comunicara con el Jardín Botánico de Bogotá (JBB), entidad encargada del mantenimiento de las jardineras de la ciudad. “Aunque amamos las plantas de las jardineras y las cuidamos mucho, consideramos que deben permanecer de bajo porte para así evitar que los ladrones sigan haciendo de las suyas”, dijo en angustiado habitante de Pablo VI. Estas jardineras, ubicadas justo al frente del Banco Caja Social del barrio Pablo VI, abarcan un área de 453 metros cuadrados y cuentan con especies como diete, cola de zorro, escarcha, hebe, siete cueros mexicano, clavellina rosada, coralito y abedul. Claudia Aponte, ingeniera del grupo de jardinería del JBB que tiene a su cargo la localidad de Teusaquillo, visitó esta cobertura vegetal de la avenida Pablo VI con varios de sus operarios. El objetivo era realizar una jornada de mantenimiento. “Estas jardineras presentan varias problemáticas como disposición inadecuada de residuos sólidos y retiro de material vegetal en algunas de sus partes. Además, según la ciudadanía, hay inseguridad por el tamaño de los dietes y colas de zorro”. La profesional les informó a sus operarios las actividades que realizarían: deshierbe y recolección de residuos en los 453 metros cuadrados del área de jardín y una poda drástica en los dietes, colas de zorro y abedul. “Los dientes, por ejemplo, cuentan actualmente con una altura de aproximadamente 1,10 metros. Con la guadaña vamos a podarlos hasta dejarlos de 40 centímetros; esperamos que así se mitigue la problemática de inseguridad denunciada por la ciudadanía”. Mientras un operario guadañaba una de las jardineras, otros dos se encargaron del deshierbe y la limpieza de residuos sólidos de las demás coberturas vegetales lineales y con varios semicírculos. “Encontramos mucha basura en las jardineras, incluso un inodoro, cajas de madera y botellas”, aseguró el operario Cristian Guerrero. “Es muy triste que los ciudadanos no quieran las plantas y las vean como baños públicos”, complementó la operaria Flor Morales. Varios ciudadanos les agradecieron a los trabajadores del JBB por la jornada de mantenimiento en las jardineras. “Con esta peluquería vegetal dejaron sin escondite a los ladrones. Ojalá dejen de sembrar miedo en la zona”. Según Aponte, el Jardín Botánico priorizará el mantenimiento en las jardineras de la avenida Pablo VI. “El objetivo es mantener las plantas con un porte bajo para evitar las problemáticas denunciadas”.
Ante esta situación, la comunidad le pidió ayuda a uno de los ediles de la localidad de Teusaquillo para que se comunicara con el Jardín Botánico de Bogotá (JBB), entidad encargada del mantenimiento de las jardineras de la ciudad. “Aunque amamos las plantas de las jardineras y las cuidamos mucho, consideramos que deben permanecer de bajo porte para así evitar que los ladrones sigan haciendo de las suyas”, dijo en angustiado habitante de Pablo VI. Estas jardineras, ubicadas justo al frente del Banco Caja Social del barrio Pablo VI, abarcan un área de 453 metros cuadrados y cuentan con especies como diete, cola de zorro, escarcha, hebe, siete cueros mexicano, clavellina rosada, coralito y abedul. Claudia Aponte, ingeniera del grupo de jardinería del JBB que tiene a su cargo la localidad de Teusaquillo, visitó esta cobertura vegetal de la avenida Pablo VI con varios de sus operarios. El objetivo era realizar una jornada de mantenimiento. “Estas jardineras presentan varias problemáticas como disposición inadecuada de residuos sólidos y retiro de material vegetal en algunas de sus partes. Además, según la ciudadanía, hay inseguridad por el tamaño de los dietes y colas de zorro”. La profesional les informó a sus operarios las actividades que realizarían: deshierbe y recolección de residuos en los 453 metros cuadrados del área de jardín y una poda drástica en los dietes, colas de zorro y abedul. “Los dientes, por ejemplo, cuentan actualmente con una altura de aproximadamente 1,10 metros. Con la guadaña vamos a podarlos hasta dejarlos de 40 centímetros; esperamos que así se mitigue la problemática de inseguridad denunciada por la ciudadanía”. Mientras un operario guadañaba una de las jardineras, otros dos se encargaron del deshierbe y la limpieza de residuos sólidos de las demás coberturas vegetales lineales y con varios semicírculos. “Encontramos mucha basura en las jardineras, incluso un inodoro, cajas de madera y botellas”, aseguró el operario Cristian Guerrero. “Es muy triste que los ciudadanos no quieran las plantas y las vean como baños públicos”, complementó la operaria Flor Morales. Varios ciudadanos les agradecieron a los trabajadores del JBB por la jornada de mantenimiento en las jardineras. “Con esta peluquería vegetal dejaron sin escondite a los ladrones. Ojalá dejen de sembrar miedo en la zona”. Según Aponte, el Jardín Botánico priorizará el mantenimiento en las jardineras de la avenida Pablo VI. “El objetivo es mantener las plantas con un porte bajo para evitar las problemáticas denunciadas”.

Ante esta situación, la comunidad le pidió ayuda a uno de los ediles de la localidad de Teusaquillo para que se comunicara con el Jardín Botánico de Bogotá (JBB), entidad encargada del mantenimiento de las jardineras de la ciudad.

“Aunque amamos las plantas de las jardineras y las cuidamos mucho, consideramos que deben permanecer de bajo porte para así evitar que los ladrones sigan haciendo de las suyas”, dijo en angustiado habitante de Pablo VI.

Estas jardineras, ubicadas justo al frente del Banco Caja Social del barrio Pablo VI, abarcan un área de 453 metros cuadrados y cuentan con especies como diete, cola de zorro, escarcha, hebe, siete cueros mexicano, clavellina rosada, coralito y abedul.

Claudia Aponte, ingeniera del grupo de jardinería del JBB que tiene a su cargo la localidad de Teusaquillo, visitó esta cobertura vegetal de la avenida Pablo VI con varios de sus operarios. El objetivo era realizar una jornada de mantenimiento.

“Estas jardineras presentan varias problemáticas como disposición inadecuada de residuos sólidos y retiro de material vegetal en algunas de sus partes. Además, según la ciudadanía, hay inseguridad por el tamaño de los dietes y colas de zorro”.

La profesional les informó a sus operarios las actividades que realizarían: deshierbe y recolección de residuos en los 453 metros cuadrados del área de jardín y una poda drástica en los dietes, colas de zorro y abedul.

“Los dientes, por ejemplo, cuentan actualmente con una altura de aproximadamente 1,10 metros. Con la guadaña vamos a podarlos hasta dejarlos de 40 centímetros; esperamos que así se mitigue la problemática de inseguridad denunciada por la ciudadanía”.

Mientras un operario guadañaba una de las jardineras, otros dos se encargaron del deshierbe y la limpieza de residuos sólidos de las demás coberturas vegetales lineales y con varios semicírculos.

“Encontramos mucha basura en las jardineras, incluso un inodoro, cajas de madera y botellas”, aseguró el operario Cristian Guerrero. “Es muy triste que los ciudadanos no quieran las plantas y las vean como baños públicos”, complementó la operaria Flor Morales.

Varios ciudadanos les agradecieron a los trabajadores del JBB por la jornada de mantenimiento en las jardineras. “Con esta peluquería vegetal dejaron sin escondite a los ladrones. Ojalá dejen de sembrar miedo en la zona”.

Según Aponte, el Jardín Botánico priorizará el mantenimiento en las jardineras de la avenida Pablo VI. “El objetivo es mantener las plantas con un porte bajo para evitar las problemáticas denunciadas”.