¡Histórico! Plantan por primera vez magnolios endémicos de Colombia en el espacio público de Bogotá

¡Histórico! Plantan por primera vez magnolios endémicos de Colombia en el espacio público de Bogotá

Luego de ser propagados por el Jardín Botánico de Bogotá, cuatro magnolios de tres especies endémicas de Colombia (Magnolia georgii, Magnolia caricifragrans y Magnolia cespedesii) fueron plantados en el bosque urbano de La Esmeralda.

Esta plantación que contó con la participación de niños de colegio, líderes ambientales y habitantes de este sector de la localidad de Teusaquillo, fue histórica.

Es la primera vez que un magnolio endémico es plantado en una zona del espacio público de la capital del país.

Un cielo encapotado, varias gotas de lluvia y un viento cada vez más frío no fueron impedimento para que varias personas del barrio La Esmeralda salieran a la calle para participar en una actividad ambiental que haría historia.

A las nueve de la mañana, más de 50 líderes ambientales, habitantes y niños del colegio Saint Mary Preschool llegaron al frente de la parroquia Cristo Resucitado. La mayoría vestía chaquetas popochas, bufandas y ropa cómoda y algunos tenían los paraguas en las manos.

El objetivo era participar en la plantación de 24 árboles y arbustos en varias zonas del bosque urbano de La Esmeralda, una actividad liderada por el Jardín Botánico de Bogotá (JBB) donde tres especies serían las grandes protagonistas.

magnolios endémicos
magnolios endémicos

Karen Ceballos, ingeniera del grupo de coberturas vegetales, y Yenny Rosas, licenciada en biología y profesional social de la entidad, organizaron a los participantes alrededor de un árbol pequeño y les informaron que esta plantación marcaría un hito.

“Hoy vamos a plantar por primera vez magnolios endémicos de Colombia en el espacio público de Bogotá, en este caso el bosque urbano de La Esmeralda. Son cuatro individuos de tres especies: Magnolia georgii, Magnolia caricifragrans y Magnolia cespedesii”.

Los rostros de los líderes ambientales y habitantes de este sector de la localidad de Teusaquillo expresaban sorpresa. Uno de ellos preguntó si se trataba de los magnolios que engalanan las calles capitalinas, árboles de gran porte con flores blancas.

“No”, respondieron las profesionales. “Esos magnolios son de una especie foránea. Los cuatro magnolios que vamos a plantar acá son endémicos de Colombia y nunca los habíamos plantado antes en nuestro espacio público”.

También explicaron que estos magnolios endémicos fueron propagados por investigadores de la Subdirección Científica del Jardín Botánico y estuvieron varios años en el túnel de propagación hasta que alcanzaron un tamaño ideal para ser plantados.

“Vamos a plantar estos hermosos magnolios en las zonas verdes ubicadas alrededor de la parroquia Cristo Resucitado y la Junta de Acción Comunal. Ustedes, como habitantes del barrio, nos van a ayudar a cuidarlos y regarlos cuando estén secos”.

magnolios endémicos
magnolios endémicos

Plantación con muchos sentimientos

Mientras los niños del colegio Saint Mary Preschool participaban en varias actividades lúdicas y ambientales, el bosque urbano de La Esmeralda se convirtió en un hito con la plantación del primer magnolio endémico.

Un individuo de la especie Magnolia georgii fue plantado al frente de la Junta de Acción Comunal. Varios líderes ambientales del sector lo cercaron con ramas de árboles antiguos y el JBB le instaló una pequeña señalética.

La jornada continuó al frente de la parroquia Cristo Resucitado, una zona verde que recibió a los otros tres magnolios endémicos. Uno de ellos (Magnolia cespedesii) fue plantado por Javier Quintana, líder ambiental de La Esmeralda, en compañía de su mamá y varios familiares.

“Quisimos plantar este hermoso magnolio en homenaje a mi padre, quien hace poco falleció. En el tutor de madera que le dará estabilidad durante los próximos años escribimos: con amor para Alberto”.

Según Rosas, el JBB y la comunidad que participa en el proceso del bosque urbano de La Esmeralda darán marcha a un proyecto piloto de investigación con estos magnolios endémicos de Colombia.

“A través de un ejercicio de cocreación y corresponsabilidad, vamos a monitorear cómo se comportan estos individuos en el espacio público. Será un proceso de investigación para aprender más sobre estas especies amenazadas y tomar decisiones a futuro sobre el diseño”.

Terminada la plantación de los individuos arbóreos endémicos, la comunidad ayudó a plantar los 20 árboles y arbustos restantes, de especies como roble, ocobo, guayabo del Perú, fucsia arbustiva, polígala y palmiche, una palma nativa.