¡Pajareando por el Park Way!

¡Pajareando por el Park Way!

Un proceso de ciencia ciudadana del Jardín Botánico de Bogotá (JBB) ha identificado cerca de 30 especies de aves en este sector de la localidad de Teusaquillo.

Varios de estos tesoros biodiversos fueron avistados por funcionarios de la Empresa Nacional Promotora del Desarrollo Territorial en una pajareada que contó con la participación de la comunidad del sector.

El JBB y ENTerritorio se unieron para proteger las ocho jardineras del Park Way que fueron recuperadas recientemente. Nueva crónica #BogotáReverdece.

Cuando el sol le gana la batalla a la penumbra de la madrugada, las alas, cantos y colores de las aves se apoderan del bosque urbano del Park Way, un sendero de 800 metros lineales ubicado en el barrio La Soledad.

Los más de 2.600 árboles y arbustos de este sector de la localidad de Teusaquillo, como urapanes, sangregados, robles y chicalás amarillos, le ofrecen refugio y alimento a cerca de 30 especies de aves, tanto residentes como migratorias.

Así lo ha identificado el Jardín Botánico de Bogotá (JBB) a través de un proceso de ciencia ciudadana realizado desde 2020 con el apoyo de la Red de Cuidadores del Park Way, el cual busca estudiar la biodiversidad y las interacciones bióticas de la zona.

¡Pajareando por el Park Way!
¡Pajareando por el Park Way!

Copetón, tángara roja, gavilán gorgiblanco, águila cuaresmera, vireo ojirrojo, mirla, pinchaflor negro, pibí oriental, sirirí y varias especies de colibríes, son algunos de los tesoros de la avifauna que resguarda este sitio del centro de la ciudad.

Este trabajo ambiental y comunitario convirtió a Consuelo Sánchez en pajarera, una de las guardianas del Park Way que lleva décadas luchando por sus árboles, arbustos y el jardín Versalles, ubicado cerca del monumento del Almirante Padilla.

“Ángela Montoya, profesional del JBB que lidera el proceso de ciencia ciudadana, me ha enseñado mucho sobre la avifauna que podemos encontrar en este hermoso lugar del barrio La Soledad”.

Además de aves, en los avistamientos comunitarios se han registrado 29 especies de insectos. “El objetivo es analizar las interacciones bióticas entre planta-planta, planta-animal y animal-animal observadas en cada uno de los recorridos”, dijo Consuelo.

¡Pajareando por el Park Way!

Pajareada con aliados 

Desde hace varios meses, la guardiana del Park Way no sale sola a pajarear por el Park Way. Según Consuelo, la inseguridad del sector evita que saque su cámara y binoculares para registrar la magia de la avifauna.

“El Park Way se ha deteriorado mucho últimamente, algo que me tiene triste y brava. Sin embargo, la riqueza de la zona es tan abundante que he podido observar muchas aves desde la ventana de mi apartamento, ubicado a pocos metros del bosque urbano”.

El corazón de esta periodista, cocinera y ahora pajarera latió con más fuerza cuando el Jardín Botánico la invitó a participar en un avistamiento con varios funcionarios de la Empresa Nacional Promotora del Desarrollo Territorial (ENTerritorio).

“Además de pajarear, iba a conocer a esta entidad que se alió con el JBB para proteger las ocho jardineras que fueron recuperadas en junio de este año. Los jardines del Park Way se han visto muy afectados por los comportamientos de los transeúntes”.

El pasado viernes 11 de agosto, Consuelo llegó a las seis de la mañana al monumento del Almirante Padilla. Allí la esperaban más de 10 trabajadores de ENTerritorio y Yenny Rosas, profesional social de la Subdirección Técnica Operativa del JBB.

“La gripa y la lluvia no evitaron que volviera a pajarear por el Park Way. Salí de mi casa con la cámara en un morral y todos los sentidos listos para registrar muchas de las aves que engalanan la zona”.

La actividad empezó con una introducción de Yenny Rosas sobre el proceso que adelantan al JBB y ENTerritorio para proteger las ocho jardineras ubicadas al frente del Carulla, 351,3 metros cuadrados que reverdecieron con 2.381 helechos, acantos, agapantos, vinkas y fatsias.

“Esta alianza busca gestionar los materiales necesarios para instalar cerramientos en las ocho jardineras. ENTerritorio logró que Almacenes Makro donara las estibas y muy pronto vamos a proteger las coberturas vegetales con este material”.

Según Rosas, el objetivo de la pajareada era que los funcionarios de ENTerritorio conocieran la biodiversidad de la zona que están ayudando a conservar, al igual que a las personas que luchan por el Park Way, como Consuelo.

“Hoy vamos a enamorarnos más del Park Way. Antes de pajarear, aprenderemos un poco sobre el proceso de ciencia ciudadana y las especies de aves que hemos logrado registrar en estos dos últimos años”.

Las aves del Park Way

Rosas les dio a los participantes varios afiches y libros que ilustran algunas de las cerca de 30 aves que han sido avistadas en el Park Way. Consuelo aprovechó la actividad para contarles algunas historias.

“En Colombia llegan dos migraciones de aves en el año: la del norte (boreal) y la del sur (austral). En el Park Way hemos logrado registrar ambas especies, avistamientos que ratifican la importancia ecosistémica del lugar”.

Un avistamiento reciente sorprendió a la pajarera. “El 24 de abril de este año, a pocos metros de mi apartamento, pude observar a un gavilán gorgiblanco comiéndose a una mirla. Fue una experiencia impresionante porque es la primera rapaz del sur que hemos avistado en la zona”.

¡Pajareando por el Park Way!
¡Pajareando por el Park Way!

Los trabajadores de ENTerritorio escogieron una de las aves del Park Way para participar en un juego. El objetivo era que contaran algunas de sus características, como forma del pico, color y comportamientos, para que los demás adivinaran de qué especie se trataba.

Terminadas las charlas y actividades didácticas, los futuros pajareros comenzaron a recorrer el bosque urbano del Park Way para avistar la magia de su avifauna. Las primeras especies que aparecieron fueron las mirlas y las torcazas.

Consuelo les recomendó agudizar mucho el oído y la vista para hacer los registros. “Algunas especies se mimetizan con las hojas de los árboles. La clave está en identificar de dónde proviene el sonido y empezar a buscar el ave con los binoculares”.

Un sonido fuerte provenía de lo más alto de uno de los urapanes, la especie arbórea insignia del Park Way. Consuelo agudizó su vista y logró identificar que se trataba de uno de los colibríes que se han registrado.

“Aunque el urapán es una especie foránea, es decir que no es de Bogotá, le presta muchos servicios ecosistémicos a la avifauna. Las rapaces perchan en las ramas más altas y también he visto a algunas aves alimentándose de los chinches que alberga”.

El chamón, una especie parásita que pone sus huevos en los nidos del copetón, también apareció en el recorrido. Los participantes quedaron sorprendidos al conocer la historia de esta ave bulliciosa.

“La mamá copetón empolla los huevos del chamón y luego se encarga de alimentar a los polluelos hasta que puedan valerse por sí mismos. En el recorrido avistamos este comportamiento en uno de los arbustos”, informó Rosas.

Durante dos horas, los profesionales de ENTerritorio, liderados por Yenny Rosas y Consuelo,  avistaron cerca de 10 especies de aves en el Park Way, registros que ratifican que se trata de un bosque urbano bastante biodiverso.

“Esta pajareada nos demostró que el Park Way es un ecosistema de suma importancia para la ciudad. Es un sector muy importante para nosotros y por eso nos aliamos con el JBB para proteger las jardineras”, dijo Carolina López, profesional del equipo ambiental de ENTerritorio.

Consuelo también quedó bastante satisfecha con la actividad. “El Park Way siempre nos va a sorprender por su riqueza en avifauna, árboles, arbustos y jardines. Nunca me cansaré de decir que este bosque urbano necesita de una protección urgente”.

Por último, Rosas les recordó a los pajareros que este sector es uno de los 21 bosques urbanos contemplados por el actual Plan de Ordenamiento Territorial (POT), una estrategia de manejo silvicultural que promueve la participación ciudadana y el sentido ambiental de apropiación.

“Los bosques urbanos son coberturas vegetales multiestrato y multiespecie que actuarán como conectores ecológicos. En el Park Way ya estamos trabajando con la comunidad para consolidar esta estrategia”.