Illimaní: un parque de Ciudad Bolívar que reverdeció con las manos de 100 niños y jóvenes

Illimaní: un parque de Ciudad Bolívar que reverdeció con las manos de 100 niños y jóvenes

Este parque zonal ubicado en una de las montañas de Ciudad Bolívar, recibió 40 nuevos árboles de especies como caucho sabanero, sauce, arrayán y chiripique.

100 niños y jóvenes de la Fundación Colombia Creando Futuro ayudaron a reverdecer la zona y apadrinaron los individuos arbóreos.

Durante la actividad, los nuevos plantadores también recibieron regalos de Navidad, jugaron fútbol y bailaron música del Pacífico. Nueva crónica #BogotáReverdece.

Su tamaño supera los 42.000 metros cuadrados y está rodeado por casas con fachadas coloridas ubicadas en montículos montañosos que parecen tocar el cielo. El viento sopla con fuerza y se mezcla con la música popular y urbana de los establecimientos comerciales.

La lluvia brilla por su ausencia. El césped luce árido y la quebrada Honda zigzaguea por el sector como un delgado hilo de agua afectado por las actividades humanas. El olor de los tamales y caldos de costilla de los restaurantes permanece durante toda la mañana.

Se trata de Illimaní, un parque vecinal de la localidad de Ciudad Bolívar inaugurado hace 15 años que alberga varias canchas deportivas, senderos peatonales, juegos para los niños y gimnasios al aire libre.

Illimaní: un parque de Ciudad Bolívar que reverdeció con las manos de 100 niños y jóvenes
Illimaní: un parque de Ciudad Bolívar que reverdeció con las manos de 100 niños y jóvenes

Los árboles y arbustos no hacen parte del paisaje de este lugar. Sin embargo, al observar detalladamente la zona es posible evidenciar huellas de una antigua presencia de individuos arbóreos, como círculos con tierra con tallos y ramas muertas.

Según Andrea Suárez, ingeniera del grupo de arbolado joven del Jardín Botánico de Bogotá (JBB), la entidad ha plantado más de 80 árboles en las zonas verdes del parque Illimaní, pero al poco tiempo desaparecen como por arte de magia.

“Este parque es uno de los proyectos de arborización más críticos en la localidad de Ciudad Bolívar. Aunque hemos hecho varios replantes, los ciudadanos se llevan los árboles o les causan afectaciones que impiden su desarrollo”.

Germán Darío Álvarez, subdirector técnico operativo del JBB, priorizó el reverdecer de este parque de Ciudad Bolívar ubicado en medio de los barrios El Paraíso, Mirador y Bella Flor y a pocos metros de una de las estaciones del TransMiCable.

“Luego de varias reuniones con el Instituto Distrital de Recreación y Deportes (IDRD), entidad administradora del parque, decidimos realizar la plantación de 40 nuevos árboles de especies como chiripique, sauce, alcaparro enano, caucho sabanero, mangle de tierra fría y arrayán”.

Sin embargo, Álvarez quería que la futura plantación contará con la participación de niños y jóvenes del sector. Además de ayudar a reverdecer la zona, los pequeños recibirían regalos de Navidad y participarían en competencias de fútbol y baile.

El subdirector del JBB se contactó con la Fundación Colombia Creando Futuro, la cual realiza varios procesos deportivos en Ciudad Bolívar con menores de edad que han sido víctimas de desplazamientos forzados o violencia intrafamiliar.

“Con varios amigos gestionamos recursos económicos para comprarles regalos a los pequeños deportistas de la fundación, como bonos para cine, carros de juguete y una bicicleta que rifaríamos el día de la plantación”.

Illimaní: un parque de Ciudad Bolívar que reverdeció con las manos de 100 niños y jóvenes
Illimaní: un parque de Ciudad Bolívar que reverdeció con las manos de 100 niños y jóvenes

Navidad verde

 

El pasado sábado 16 de diciembre, el primer día de las Novenas de Aguinaldos, fue la fecha escogida para reverdecer el parque zonal Illimaní con las manos de 100 niños y jóvenes de la Fundación Colombia Creando Futuro.

A las nueve de la mañana, el centenar de pequeños futbolistas, la mayoría afrodescendientes y nacidos en territorios del Pacífico colombiano, se dieron cita en una de las canchas sintéticas del parque.

La actividad estaría divida en varios momentos: la plantación de los 40 árboles, partidos de microfútbol entre los grupos deportivos de la fundación, competencias de baile, premiación, entrega de regalos y la rifa de la bicicleta.

Cerca de 50 niños deportistas, con edades entre los cinco y 12 años, fueron los primeros en reverdecer el parque. Como ninguno había plantado un árbol, primero recibieron charlas técnicas por parte de los ingenieros y operarios del Jardín Botánico.

“El trabajo más duro ya lo hicieron nuestros operarios: abrir los huecos de un metro cúbico de profundidad donde irán los árboles. Esta actividad es muy pesada porque toda la zona fue rellenada con escombros”, dijo la ingeniera Suárez.

Los futuros plantadores se dividieron en varios grupos y ayudaron a plantar varios de los árboles. Aunque sus manos, uniformes y guayos quedaron llenos de tierra negra, ninguno se quejó o molestó.

“Les gustó mucho tener un contacto directo con la naturaleza. Luego de plantar, escribieron sus nombres o palabras de cariño en los tutores de madera que les darán estabilidad a los árboles durante los próximos dos años”, dijo Yenny Rosas, profesional social del JBB.

Los niños de la fundación se dirigieron a la cancha sintética para participar en las competencias de microfútbol. Mientras tanto, los adolescentes recibieron las charlas técnicas de los expertos del Jardín Botánico.

“Aunque la algarabía estuvo presente, los jóvenes estuvieron muy atentos e hicieron varias preguntas sobre las especies que iban a plantar. Como son deportistas, están acostumbrados a seguir indicaciones y son disciplinados”, apuntó Rosas.

Luego de reverdecer el parque vecinal Illimaní con los 40 nuevos árboles, los niños y adolescentes de la fundación jugaron microfútbol y disfrutaron de actividades lúdicas como competencias de baile.

Los mejores bailarines, expertos en bailes del Pacífico colombiano, recibieron regalos por mostrar sin pena alguna su talento. También fueron premiados los tres equipos de microfútbol que llegaron a la final de la competencia.

“Los 100 niños y jóvenes de la fundación recibieron bonos de cine para que asistan con sus familias y al final de la jornada rifamos la bicicleta. Fue una Navidad adelantada para estos talentosos deportistas”, concluyó Álvarez.