Transparencia y acceso a información pública

2019

2019 (133)

Tenga en cuenta los cierres viales
para venir al Jardín este domingo

 

Tenga en cuenta los cierres viales para venir al Jardín este domingo

 

Con motivo de la Media Maratón de Bogotá, que se llevará a cabo este domingo 28 de julio, la Secretaría de Movilidad anunció desvíos y rutas alternas para que vengas a visitar el Jardín Botánico.

A partir de las 10:00 a.m., y hasta la 1:00 p.m. del domingo, estarán cerradas la Avenida Rojas (carrera 70) y la calle 63, por lo que el ingreso vehicular estará inhabilitado. No obstante, esto no es impedimento para venir a visitar el Jardín Botánico de Bogotá, por eso les recomendamos a los ciudadanos no venir en carro y utilizar los ingresos peatonales que estarán disponibles con algunas restricciones.

Es importante recordar que la apertura de las vías afectadas por la realización del evento se hará de forma gradual, desde la 1:00 de la tarde.

Invitamos a los bogotanos a venir y participar de nuestros recorridos guiados y conocer la variedad de colecciones de árboles y plantas que tenemos como cactus, bromelias y helechos, entre otros.

Conoce cómo es el ingreso
de las plantas al Jardín Botánico
 

Conoce cómo es el ingreso de las plantas al Jardín Botánico

 

 

 

 

 

 

¡Lo logramos! estudiantes
plantaron el colegio del futuro

 

Imaginarse el colegio del futuro ahora es posible,  es uno lleno de árboles en los que su sombra da refugio a los días soleados y llenos  de juego, uno en el que el medio ambiente es el pilar principal. Así lo quiere el Colegio Kimi Pernía Domicó, la institución que  lleva el nombre del líder social de la comunidad  Embera que luchó hasta la muerte  por la defensa de los recursos naturales.

 
Recientemente este colegio ubicado  en el barrio San José en la localidad de Bosa cumplió  diez años, y para celebrarlo los estudiantes decidieron retarse y  plantar 36 árboles que ahora reposan en las áreas verdes de la institución y  que crecen en conjunto con las mentes  de los alumnos.
 
Este colegio se ha destacado por su educación  hacia el cuidado medioambiente con proyectos  como huertas escolares, jardines verticales y  ahora, un arbolado joven formado con trabajo del  cuerpo estudiantil. Ha sido respaldado por la asesoría de los expertos  del  Jardín Botánico, que luego de una solicitud por parte los docentes, evaluaron  el terreno para escoger la especies adecuada en el  lugar correcto para esta actividad.
 
“Lo  que más me gusta de este  colegio es que se hacen estas  actividades con los árboles, en otros  no, y por eso es que los colegios no tienen vida”, dijo Karol Nieto, estudiante de séptimo grado. 
 
Chicalá  rosado,  calistemo y fucsia arbustivo  son algunas de las especies que hoy  acompañan a los estudiantes de la institución que desde ahora son parte de la gran apuesta de Alcaldía de Bogotá, para arborizar la ciudad  con 500.000 árboles bien plantados.

Los nuevos ‘hijos’ del barrio Timiza

 

Durante 36 años, los habitantes de la Urbanización Multifamiliar Lago Timiza han visto crecer a sus hijos y con ellos a su conjunto. Por eso, como muestra de cariño hacia el lugar que los ha acompañado durante tanto tiempo, decidieron plantar 116 arbustos que complementarán el paisaje de sus viviendas

Esperanza, Toro, Lucero y María fueron algunos de los nombres con los que los habitantes de la tercera  edad del conjunto bautizaron a los nuevos integrantes de su familia, pues, como lo expresaba María Sandoval, ellos ahora son sus nuevos hijos. 
 
“Ya vimos crecer a nuestros niños, pero ahora no tenemos a quién cuidar, por eso estos arbolitos serán como nuestros hijos, a los que iremos formando y regando cada día para que crezcan muy lindos”, resaltó Sandoval, participante  de la  plantación. 
 
Esta jornada es complementaria a todas las actividades que lidera la Alcaldía de Bogotá, las cuales buscan mejorar el arbolado de la ciudad, tanto en espacio privado como público, generando identidad con la capital y  con los hogares de todos los ciudadanos. 

Con batucada se recibió al
adulto mayor en Bogotá

 

Con batucada fueron  recibidos los abuelos de Bogotá

 

Al  ritmo  de una batucada que llamaba a los peatones a ser parte de una nueva jornada de plantación, un  grupo de adultos mayores de Centro Día, iniciativa dada por la Alcaldía de Bogotá que busca que los bogotanos tengan una  vejez más activa y digna, se acercó para participar en la actividad demostrando que la edad no es una impedimento para aprender nuevas cosas y  ser parte del nuevo arbolado de Bogotá.

En  el ejercicio, que se desarrolló a las afueras del  Centro Comercial Calima, los adultos de la tercera edad formaron equipos para actuar y dibujar en una actividad que buscaba  reconocer la misionalidad del Jardín Botánico de Bogotá cómo podar, fertilizar y  plantar, el arbolado de la ciudad y a su vez,  conocer cuáles son los espacios de acción de la entidad.

También, para los más reservados, se hizo un espacio de diálogo en el que algunas preguntas como ¿Por qué están  talando?, ¿Los árboles se enferman? y ¿Qué se puede hacer en caso de ver un árbol que se está muriendo? fueron resueltas mientras bebían aromática caliente  con  hierbas cultivadas del mismo Jardín.  

Al  final tuvieron  la oportunidad de dejar más que una sonrisa en su día,  pues con energía y paciente sabiduría,  fueron parte de la plantación de 63 árboles que ubicaron  en la calle 19 desde la cra 30 hasta la cra 6 complementando  el plan que tiene la Alcaldía  de Bogotá para arborizar de forma correcta la ciudad.

Los secretos del Jardín agroecológico

 

Cerca de 1.080 kilos de alimento son producidos anualmente en la huerta del Jardín Botánico de Bogotá. Mes a mes, entre 80 a 100 kilos de hortalizas, aromáticas, condimentarías y medicinales son cosechados y utilizados para llevar a la mesa de los hogares capitalinos.

Con el objetivo de promocionar la agricultura urbana y ser fuente de conservación, la huerta se inició en el año 2007 bajo el nombre de UICAU. Luego, en 2014, recibió el nombre de jardín agroecológico, gracias a una restructuración, cuyo diseño corresponde a la evocación geométrica precolombina en forma de ave.

Entre hortalizas, frutales, aromáticas, condimentarias y medicinales con hábitos arbóreos, arbustivos, herbáceos y enredaderas, contamos con 90 especies en nuestra huerta, donde además tenemos un espacio destinado a la conservación, dentro del cual se siembran cerca de cuatro especies nativas de papa, dos de maíz y una de frijol.

A continuación presentamos las especies más curiosas que están sembradas en nuestra huerta y que puedes venir a conocer:

Repollitas de Bruselas

 

Img 01 Repollitas

 

Planta con tallo vigoroso y alto, cuya altura oscila entre los 80 cm. y un metro. Los frutos, que son pequeños repollitos, se desarrollan en el tallo de la axila de la hoja. Se caracteriza por ser muy resistente a las heladas y tener diferentes usos comestibles.

La cosecha de las repollitas de Bruselas se obtiene entre los seis a ocho meses de trasplante.

Achira o sagú

 

Img 05A Sagu

 

Planta originaria de Centro y parte del norte de Sur América. Se cultiva como ornamental y alimenticia y está compuesta de tallos que se ramifican, hojas grandes alternas con la base enrollada en torno al tallo. Sus flores pueden ser rojas, naranjas o amarillas.

La parte comestible de la planta es su raíz, de donde se obtiene la harina con la que se prepararan diversas recetas, como los bizcochos de achira.  Por otro lado, sus semillas secas, redondas y negras son utilizadas para elaborar varios tipos de artesanías.

La cosecha se realiza cada seis a nueve meses, dependiendo de la altitud y el tipo de suelo.
 
Malanga
 
 
Img 06 Malanga
 
 
Planta con tallos subterráneos y carnosos de hojas acorazonadas. Es originario de América Central y Sudamérica y se utilizan como alimento a manera de papa.
 
Se utiliza el tallo subterráneo como alimento en diversas preparaciones como bebidas, sopas, pastas, guisos, ensaladas, dulces, panes, pasteles y galletas.
 
La cosecha de la malanga se realiza a los doce meses después de la siembra.
 
Caña de azúcar
 
 
Img 02 Cana Azucar
 
 
Es una hierba robusta cultivada en tierras cálidas y templadas. No obstante, en ciudades como Bogotá también se puede llegar a desarrollar. Está conformado por tallos de 10 cm. de diámetro, aproximadamente. Cuenta con hojas alargadas y vellosas y puede alcanzar una altura de dos metros en óptimas condiciones.}
 
La primera cosecha se realiza a los dos años y medio, aproximadamente, depende de las condiciones climáticas y después de esta primera cosecha se puede cosechar cada año.
 
Hoja de ajo
 
 
Img 03 Hoja De Aho
 
 
Se conoce con este nombre porque su hoja es la parte comestible y se utiliza para dar sabor como reemplazo del ajo, precisamente, uno de los principales usos de esta planta es condimentar las comidas y las salsas.
 
Es una especie que poco común para el consumo, solo se tienen en algunos huertos urbanos y, a nivel comercial, no se encuentra.
 
Después de la siembra, la hoja de ajo se puede cosechar a los dos meses y se puede continuar realizando cosechas parciales cada mes.
 
Kale rizado
 
 
Img 04 Kale Rizado
 
 
Col rizada que crece entre 50 a 70 centímetros de altura. Se caracteriza por sus llamativas hojas verdes rizadas, que crecen alrededor del tronco central. Sus hojas se consumen en ensaladas, jugos verdes y al horno.
 
Después de sembrada, la primera cosecha se realiza a los dos meses y medio, y puede durar hasta 2 años en producción.
 
Tips para tener una huerta como la del Jardín Botánico:
  1. Luz directa: es necesario que, aunque sean unas horas al día, las plantas reciban luz directa.
  2. Nutrición (abono): Para el éxito de cualquier huerta es importante contar con un buen compostaje, pues gracias a él  se fertiliza de forma saludable la cosecha, a través del uso de los  residuos  orgánicos de nuestras casas, lo que ayuda a la síntesis proteica de las plantas y aumenta la resistencia a plagas, enfermedades y condiciones adversas.
  3. Agua: es importante que el sustrato siempre permanezca húmedo. Recuerde no irse al extremo y encharcar las plantas, pues el exceso también es dañino.
  4. Dedicación: las plantas también son seres vivos, por ello es clave monitorear diariamente sus cambios o necesidades. Hay que motivarlas, hablarles  y, por qué no, saludarlas y despedirse cuando sale de casa. Eso les ayudará a sentirse importantes y partes de su hogar.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Los árboles de nuestra independencia

 

Img Arboles Independencia

 

Tras la derrota de las tropas de la Unión, al mando del general Antonio Baraya en San Victorino, el presidente Antonio Nariño, en un acto de paz y armonía entre los partidos enfrentados, decide plantar en la plaza mayor de Santafé lo que fue denominado como el árbol de la libertad: un arrayán.

Muchos han sido los testigos de la historia en Colombia, pero pocos recuerdan que, desde tiempos memorables, son nuestros árboles los protagonistas de un sinfín de acontecimientos como el de la independencia del país.
 
El 29 de abril de 1813, Antonio Nariño le dio paso a una fiesta cívica con el objetivo de calmar las fuertes tensiones entre los partidos enfrentados, a través de la plantación de un arrayán (Myrcianthes leucoxyla), un árbol nativo que crece, especialmente, en las montañas colombianas y que gracias a las resistentes ramas con las que cuenta sirvió como la representación de la lucha y la libertad.
 
A pesar de que semanas después el arrayán fue derribado, Nariño, en su búsqueda por consolidar la independencia definitiva, ordena a cada uno de los municipios la plantación de un árbol en plena plaza pública, orden que fue cumplida en las poblaciones más notables de Cundinamarca como Guasca, Guatavita, Zipaquirá, Ubaté, Fúquene, Chiquinquirá, Saboya, Sutapelao (ahora Sutatausa) y Sogamoso.
 
A continuación presentamos algunas de las especies más comunes durante la época de la independencia en Colombia:
 
NOGAL
 
Los muiscas que habitaban la sabana de Bogotá, así como parte de Boyacá y Cundinamarca, adoraban el Nogal como a un dios. Antes de la llegada de los españoles se hacían peregrinaciones a las zonas aledañas en donde había presencia de este árbol. Los conquistadores, para imponer el cristianismo y romper el vínculo con un dios vegetal, mandaron a talar la especie desde lo que hoy es La Candelaria (Bogotá) hasta Tunja. El principal problema fue que al talar se dificultó distinguir entre el nogal y otras especies nativas como el cedro, por lo tanto, miles de individuos fueron derribados.
 
Los nogales que sobrevivieron al exterminio español y a los posteriores invasores extranjeros aún siguen de pie. Hoy son los silentes testigos de la historia y por ellos fueron declarados árboles patrimoniales de Bogotá desde 2002. El más viejo de los nogales, que alcanza los 200 años, está ubicado en la calle 77 con carrera novena, de allí surgió el nombre del barrio, que se fundó a comienzos del siglo XX y que lleva por nombre “El Nogal”, haciendo referencia a su más antiguo habitante.
 
Hoy hace parte de nuestras especies priorizadas, por eso gracias a la Alcaldía de Bogotá el patrimonio vegetal de nogales en la capital ya alcanza los 7.998 árboles. Ha sido seleccionado por su alta resistencia a la actividad antrópica, microclimas, contaminación y estrés urbano. Además, se caracteriza por ser fuente de alimento y hábitat para la avifauna.
 
CAUCHO SABANERO
Nombre científico: Ficus soatensis
 
En Bogotá existen árboles que han sido testigos de la transformación de la ciudad, árboles que, por decreto, hoy cargan consigo el título de patrimoniales. Uno de estos es un caucho sabanero de casi un siglo, especie reconocida por haber sido insignia de la ciudad en 1972.
 
Es originario de Soatá, y se destaca por su alta resistencia a los diferentes microclimas de Bogotá. De hecho, para la Alcaldía de Bogotá, el caucho hace parte de la lista de especies que mejor se adaptan y de las más recomendables para plantar en la capital.
 
CEIBA
 
Según la mayoría de versiones, en el Gigante, Huila, José Hilario López plantó una ceiba cuando decretó la abolición de la esclavitud en su mandato presidencial (1849 - 1953). Esta especie también se sembró en las plazas principales de algunas ciudades de zonas más bajas y cálidas, con el fin de conmemorar la libertad.
 
QUINA
Nombre científico: Cinchona Pubescens
 
La quina, en el Nuevo Reino de Granada, generó diversos intereses. Para los criollos fue el descubrimiento de una riqueza propia, un tesoro natural que, junto con otros recursos naturales, les permitiría obtener una independencia económica y política.  Por otra parte, la planta se utilizaba para combatir el paludismo y la malaria, por lo que para José Celestino Mutis y el imperio español fue una razón más para impulsar su comercialización.
 
Para algunos comerciantes españoles y criollos, la quina fue el recurso que les permitió establecer gran parte de su riqueza. Por ejemplo, Mutis destinó parte de las ganancias a la construcción de la Casa de la Expedición Botánica (Mariquita-Tolima) y el Observatorio Astronómico (Bogotá), del cual fue director el Sabio Caldas y que sería escenario de reuniones y tertulias. Allí, en el Observatorio, el 19 de julio se preparó la conspiración del 20 de julio.
 
 
 
 

Compostaje, el éxito de las huertas urbanas

 

Img 1 Nota Compostaje

Huertas del Jardín Botánico de Bogotá

El uso de huertas urbanas ha entrado en furor en las grandes ciudades del mundo y Bogotá no se queda atrás. Con estos cultivos  podemos obtener nuestros propios alimentos, embellecer paisajísticamente el hogar y  aprovechar  al máximo los espacios como terrazas, patios o incluso  balcones.

Para el éxito de cualquier huerta es importante contar con un buen compostaje, pues gracias a él  se fertiliza de forma saludable la cosecha, a través del uso de los  residuos  orgánicos de nuestras casas, lo que ayuda a la síntesis proteica de las plantas y aumenta la resistencia a plagas, enfermedades y condiciones adversas.
 
Asimismo, se obtienen alimentos más equilibrados a nivel nutricional y,  al contrario de los fertilizantes químicos, el  compostaje  se crea a partir  de residuos orgánicos  como cáscaras de frutas,  hojas  de verduras que consideramos no consumibles,  tierra,  melaza  y  agua.
 
Para elaborar un buen compost podemos buscar recipientes como cajones de madera que tengan espacio para  el  flujo de  aire, luego colocar capas de hojas frescas, hojas de alimentos secos y no cítricos, melaza (que también se puede reemplazar con yogurt), un toque de tierra negra, un poco de agua y con el tiempo podremos  observar  cómo  se convertirá en  el  abono perfecto.
 
Img 2 Nota Compostaje
Camas de lombricultivo, un tipo  de compostaje
 
Es por eso que desde la Alcaldía de Bogotá buscamos apoyar las nuevas formas   de  consumo  de alimentos, dando  talleres de agricultura urbana en los que la ciudadanía aprenda a escoger  las semillas,  proyectar las distancias entre cada  plántula y seleccionar los materiales adecuados para el lugar donde se realizará el cultivo, todo esto bajo la asesoría de los profesionales del  Jardín  Botánico de Bogotá.
 
Para los interesados, el primer día hábil de cada mes se pueden inscribir en los talleres mensuales de agricultura urbana, para ello es necesario solicitar el formulario de inscripción en la taquilla  del  Jardín  Botánico de Bogotá (Avenida Calle 63 No. 68-95).
 
 
 
 

Restauración ecológica: 20 años
transformando ecosistemas

 

Img Nota Rest Ecologica

 

Incendios, invasiones biológicas y pérdida de biodiversidad son algunas de las afectaciones que desde hace 20 años el Jardín Botánico de Bogotá viene combatiendo para lograr la recuperación y restauración de los ecosistemas en la ciudad.

Aunque la recuperación total de un ecosistema puede tardar muchos años, dependiendo de la gravedad del disturbio, los 20 años de labores de restauración ecológica le han permitido a la entidad tener la experiencia para proponer estrategias eficientes y desarrollar procesos para devolverle la funcionalidad a los ecosistemas, los cuales ayudan a mitigar los efectos de variabilidad y cambio climático.
 
Con el objetivo de comprender la forma en la que diversos disturbios han transformado las áreas naturales de la capital, diariamente adelantamos procesos de restauración ecológica con un enfoque investigativo, es decir, a través del desarrollo de estudios  y el diseño de modelos conceptuales que permiten tener referencia de cómo hacer restauración ecológica a escala de paisaje en ecosistemas andinos y altoandinos; participar en proyectos con otras entidades y asesorar a instituciones, entidades y comunidad en el desarrollo de procesos para la recuperación de los ecosistemas.
 
Es así como surgen las Áreas Piloto de Investigación en Restauración Ecológica (APIRE), espacios donde se adelantan procesos de facilitación y recuperación de coberturas vegetales con la participación institucional y de la ciudadanía. Actualmente se ejecutan labores en 12 APIRE, las cuales están, en su mayoría, en la fase de manejo adaptativo, es decir, donde se establecen las estrategias para asistir y acelerar, en la medida de lo posible, el proceso de recuperación del ecosistema.
 
Algunas de nuestras APIRE son: La Cascada (cerros orientales), donde el ecosistema se vio afectado por un voraz incendio forestal en 2016, el cual degradó la cobertura nativa de bosque altoandino; Parque Nacional Enrique Olaya Herrera, segunda etapa, donde se registran diversas  alteraciones generadas por la plantación forestal con la especie exótica Eucalyptus globulus y la invasión de especies introducidas como el retamo espinoso; Parque Regional La Florida, APIRE consolidada con el fin de conservar las aves acuáticas en el Distrito; y Parque Metropolitano La Arboleda, un ecosistema altamente alterado y degradado por actividad antrópica y por la invasión de retamo espinoso, el cual se expandió por toda el área, entre otros ecosistemas degradados.
 
Dentro de las estrategias que se han implementado en el proceso de restauración ecológica están la reintroducción de especies vegetales nativas, el control y manejo de especies invasoras como el retamo espinoso, creación de refugios artificiales para fauna y la utilización de perchas artificiales para aves, las cuales han permitido entender cómo es el funcionamiento ecológico de un ecosistema y su respuesta frente a diversas tácticas para ser reestablecido estructural y funcionalmente y así contribuir a la recuperación del ecosistema. A cada proceso se le realiza un seguimiento para generar conocimiento aplicable a otras áreas afectadas, similares o distintas, en el Distrito Capital y la región.
 
De esta manera se han reintroducido alrededor de 100.000 árboles y arbustos que han contribuido en la recuperación de los bosques que tiene la capital, el desarrollo de 5 modelos de restauración ecológica aplicables y el acompañamiento a la recuperación de las coberturas vegetales, bajo el concepto de manejo adaptativo, en aproximadamente 15 áreas de Bogotá.
 
 
 
 

 

Una faena para salvar los árboles

Img Nota Faena

 

La Plaza de Toros la Santamaría está llena de historias. En ella, risas, gritos  y  emociones quedaron impresas en las placas que acompañan sus paredes. Desde 1931, este  escenario fue el  epicentro  de peleas de boxeo, teatro,  conciertos -en las últimas décadas- y corridas de toros. Por  eso,  alrededor del monumento nacional,  40 urapanes luchan por la vida desde hace 30 años cuando fueron plantados.

Gracias al  llamado  de  la administración de la Santamaría,  en  el que  informaron  que los árboles presentaban  un  alto  deterioro, los expertos del Jardín Botánico veían  cómo  una necrosis, muerte prematura en alguna extremidad del árbol, embestía a los  urapanes. Por tal razón, como si se tratara del contraataque, se llevó  a cabo una  poda  sanitaria  y  un tratamiento de fertilización  desde la endoterapia.
 
La endoterapia  es  un método con el que se busca suministrar fertilizantes al árbol al sistema vascular, a través de una bolsa  de venoclisis, es decir, como una bolsa de suero, la cual se inyecta por medio de incisiones en  el  tronco. El objetivo es que el  árbol absorba los nutrientes  en unas tres horas y, después de dos meses, dependiendo de la especie, la renovación de rebrotes y  el  crecimiento  de  follajes darán cuenta  de esta batalla.
 
Img Nota Faena 2
 
Ahora, estos urapanes seguirán siendo testigos de las historias de la capital y, desde hoy, harán parte de los 70.214 árboles a los que sus enfermedades han recibido la estocada final  por parte de la Alcaldía de Bogotá.
 
 
 
 

Footer Bogota

Sdqs Sistema Guía Ciudadana para la gestión de las PQRS


Boton Tablero De Control

 

Contáctenos

Suscríbase

Déjenos sus datos para estar en contacto con usted.

Política de tratamientos de datos personales

Aviso de privacidad de protección de datos personales

  • Tarifas: 
    Adultos: $ 3.500
    Niños de 4 a 12 años: $ 1.800
    * Niños de 3 o menos años y adultos mayores de 60 años no pagan.
     

 

RSS Noticias

feed-image rss