Transparencia y acceso a información pública

2018-2

2018-2 (19)

Las 4.670 nuevas flores del
amor están en Ramajal

Las 4.670 nuevas flores del amor están en Ramajal

 

No era Romeo, Neruda tampoco, era el padre de Tatiana Villareal de Paulo, un hombre chapado a la antigua que no perdía ni un minuto para salir a recoger las mejores flores de su jardín, quizás, las de mejor olor, para así cautivar a su gran amor y no desfallecer en el intento de conquistar a la mujer de sus sueños.

Entre plantas de hiedra Miami, duranta y dietes, Tatiana recobró las memorias de aquel cortejo de sus padres sembrado en su tierra amada Venezuela, gracias a la jornada de plantación de jardinería de este viernes 15 de junio, en la capital colombiana.

“Cuando una persona desarrolla amor por las plantas, los animales y en general por la naturaleza, el poder plantar se convierte en una manera de dar amor, el cual nos llena espiritualmente y así podemos devolverle a la vida todas las bendiciones que nos ha dado”, relató Tatiana.

Las jardineras fueron la excusa perfecta para que el padre de Tatiana pudiera rememorar aquellas épocas joviales en las que gracias a las flores sembró el amor no sólo en su esposa, sino también en su hija. Como recuerdos de infancia y al son de una música infantil de fondo proveniente del Colegio José Acevedo Gómez, la comunidad hizo huecos y plantó en los 237 metros cuadrados de las jardineras del Parque Ramajal.

Son alrededor de 4.670 individuos los que embellecerán de ahora en adelante este parque, gracias al convenio entre la Administración Distrital y la Alcaldía local de San Cristóbal, proyecto incentivado desde la comunidad y apoyado por el Jardín Botánico de Bogotá para la apropiación del espacio público de la capital.

 

Cuidamos las jardineras que
conservan la historia de Bogotá

Cuidamos las jardineras que conservan la historia de Bogotá

 

Empuñando un megáfono y proyectando su gruesa voz, Efraín Monroy, profesor de primaria, reunió a varios de sus pequeños aprendices alrededor de la escultura de la Plaza de las Mariposas. Deseosos de oír sus historias, los niños entre los 9 y 13 años escucharon atentamente lo que tenía por decir su maestro: “En este lugar se libraron grandes batallas, en las cuales llegaron a morir hasta doscientas personas, hacia el año de 1810”.

Cinco años de experiencia le han servido al profe -como le llaman sus estudiantes-, para conocer los sitios históricos de la ciudad, entre ellos la emblemática Plaza de las Mariposas, lugar caracterizado en su época por las casetas que lo invadían a sus alrededores y que, con el pasar del tiempo, fueron retiradas y dieron paso a las calles adoquinadas acompañadas de bellas jardineras.

Luego de decir algunas palabras, Efrain camina por la plaza intentando mostrar la escultura en forma de mariposa, en donde los funcionarios del Jardín Botánico se dedican a limpiar y también le hacen mantenimiento a las jardineras, una labor que empezaron desde las siete de la mañana de este viernes 15 de junio.

Son plantas de anigosanto, diete, duranta, agapanto, abutilón farolito y amaranto las que pueden admirar los niños al caminar alrededor de la escultura, la misma que el Jardín Botánico constantemente debe limpiar de basura, heces y maleza que obstruyen el adecuado crecimiento de las jardineras.

Esta jornada de mantenimiento tiene como objetivo principal generar la apropiación y adopción de las jardineras de la ciudad, a través del convenio con la Administración Distrital, la Alcaldía Local de Santa Fe, La Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP), la Policía Nacional, la Secretaría de Integración Social para los habitantes de calle, Secretaría de Medio Ambiente y la Mesa de comerciantes de San Victorino.

Durante la jornada, los niños de tercero, cuarto y quinto de primaria, apasionados por la historia, se motivaron a cuidar los espacios emblemáticos de la ciudad, los mismos que le recuerdan a Monroy cada mañana la razón por la que ama su profesión, la que le ha permitido dar cuenta del desprecio hacia la memoria histórica, el espacio público y el medioambiente.

Es así como Efraín, con una postura firme, agarró fuertemente su megáfono y concluyó la narración de esta jornada de mantenimiento: “Pienso que desde la escuela se debe formar la apropiación del espacio público para que no se repitan estas degradaciones. Escogí mi profesión porque, gracias a ella, puedo formar el futuro de mi país”. 

 

Sembramos saberes y cosechamos
vida con 40 adultos en Usme

Sembramos saberes y cosechamos vida con 40 adultos en Usme

 

A sus 60 años, Petronila Naranjo había vivido en carne propia el olvido de las prácticas de antaño de su capital, la misma que vio crecer y que aún hoy le recuerdan su niñez. No obstante, gracias a la Administración Distrital pudo encontrar un espacio donde pudo revivir sus tradicionales labores  del campo, gracias al proyecto “Cosechando vida”, el cual busca incentivar los conocimientos de siembra para crear huertas desde las casas.


Fueron huertas de cilantro, lechuga, calabacín y papa las que revivieron la esperanza en Petronila. El sembrar, regar y poder ver brotar el fruto de su trabajo fue su motor para unirse a este proyecto junto con 40 personas mayores de la localidad de Usme.

Un precioso mural con enredaderas, un río, pájaros y árboles adornan el lugar donde Petronila anhela ver crecer a sus pequeños retoños, y donde ha vivenciado el desarrollo de su bella capital: Bogotá.

Poder observar el fruto de sus huertas cada mañana es lo que impulsa a Petronila a despertarse todos los días cuando el reloj le indica que son las seis de la mañana, hora en la que deberá regarles agua, mover la tierra, revisar si algún animal las lastima y mirar si están creciendo sanas. Esta es la satisfacción de Petronila desde que las huertas llegaron a su vida.

Fue a través de talleres y actividades lúdicas que se les devolvió el color y el sentido a la vida de 40 personas mayores, quienes participaron de esta jornada de educación ambiental acerca de la agricultura urbana, realizada gracias a la Administración Distrital a través del Jardìn Botánico de Bogotá y la Secretaría de Integración Social.

Con agradecimiento infinito, la señora Naranjo pudo aprender acerca de cómo cultivar una huerta y de esta manera hacer latente las memorias de su infancia cuando vivía en el campo.

Para Petronila, ser parte de esta iniciativa representa la herencia que podrá dejarles a sus hijos, quienes en su ausencia deberán seguir velando por el cuidado de sus huertas, con la misma entrega con la que ella cada mañana cuida sus “maticas”.

La Bogotá Mejor para Todos sigue en la apuesta por conservar y revivir los conocimientos y labores ancestrales de nuestra población mayor, a través de la construcción de áreas de esparcimiento y proyectos como el de “Cosechando Vida”, el cual les ha devuelto la fe y la esperanza.  

 

 

Las 20 jardineras de Alirio,
el súper maestro

Nos tomamos los Andes: hicimos jornada de capacitación de jardinería

 

Han transcurrido 30 años desde que emprendió su trabajo como jardinero. 360 meses llenos de anécdotas que día tras días trasladan a Alirio Rodríguez a varios de sus recuerdos de infancia, marcados por la vocación de su vida: la jardinería.

Con las manos ajadas y con 50 años de canas que denotan la experiencia, Rodríguez se enorgullece de su profesión, aunque no tanto como sus tres mayores admiradores: sus hijos de 25, 23 y 19 años, quienes esperan con desbordadas ansias la llegada de su padre diariamente para conocer cada vez más acerca de los gajes de su oficio.

El deseo de inculcarles a sus hijos todos los conocimientos adquiridos con el tiempo, anima a Alirio cada mañana a despertarse con un impulso aún mayor para ejercer con agrado su amado trabajo, actualmente desarrollado en las jardineras de la universidad de los Andes.

El gusto por su labor se mezcla de manera constante con los saberes ancestrales aprendidos en su amada Fusagasugá, los cuales se evidencian a través del cuidado que él hace a sus 20 jardineras en la universidad, y a las cuales les hace mantenimiento desde hace más de un año en las calles cercanas a la institución.

Son Dalias, jazmines, azaleas y cola de zorro las que le recuerdan a Rodríguez la infancia reveladora en la que aprendió acerca de cómo cultivar, sembrar y plantar. Conocimientos que fortalece a través de las diferentes capacitaciones de jardinería, como la que recibió este jueves, gracias a la Administración Distrital, a través del Jardín Botánico de Bogotá. 

Hoy Rodríguez y sus compañeros de trabajo no solo ampliaron su conocimiento, sino que además, admiraron una vez más sus bellas jardineras que con altura, color y porte se pueden observar a lo lejos por las calles del centro de la capital.

 

Vecinos le dieron vida a 920
árboles en el Parque Nacional

Vecinos le dieron vida a 920 árboles en el Parque Nacional

 

Por cerca de 25 años, doña Leonor Chávez ha recorrido y conocido casi que cada árbol del Parque Nacional.

De tres a cuatro veces por semana, esta ciudadana de 68 años sale desde su casa, en el barrio Palermo, y emprende el recorrido hacia uno de los pulmones verdes de Bogotá. A un paso moderado, solo aguarda el momento en el que sus pies dejen de pisar cemento y comienzan a transitar por el pasto y los senderos verdes del Parque.

Este viernes 25 de mayo, los pasos de Leonor tuvieron otro propósito más que solo visitar los eucaliptos que suele ver en sus recorridos matutinos: plantar por primera vez, en su parque adorado, dos árboles como legado de su feliz vida.

Como parte del proceso de recuperación de zonas verdes degradadas e invadidas por especies exóticas, en convenio con el IDRD, la Administración Distrital plantó 920 árboles de 23 especies nativas en la primera etapa del Parque este viernes.

Doña Leonor, quien por tanto tiempo había soñado participar en una jornada de plantación de tal magnitud, apretó el paso en la mañana de este 25 de mayo para alcanzar a llegar puntual a su cita de las 11 de la mañana, en una de las zonas de restauración de Bogotá.

“Estar aquí es vida. Ahora que dejé mis frutos -un pino romerón-, me siento aun más acogida por el mismo Parque. Nadie se imagina la dicha tan grande que uno siente al poder formar parte de este tipo de actividades”, destacó Leonor.

La emoción de doña Leonor, de poder aportar al medioambiente, también llegó a los cerca de 50 estudiantes del grado noveno del colegio Sabio Caldas, quienes en medio de una caminata ecológica por el Parque Nacional, decidieron unirse a esta jornada de plantación.

“El árbol que planté hoy representa más aire puro, es el fruto que le estoy dejando a mi país, y haberlo logrado me da la tranquilidad de que estoy aportando un grano de arena por la naturaleza”, relató Natalia, estudiante de 15 años del colegio Sabio Caldas.

Esta jornada, que hace parte de las labores de restauración que se vienen adelante desde abril del presente año, tiene como objetivo recuperar siete hectáreas del Parque Nacional.

Al final de la jornada, doña Leonor dejó en tierra a su denominado “amor, amor”, un pino romerón que, de acuerdo con la ciudadana, “llegará tan alto como el cielo y le regalará un poco de aire más puro a los capitalinos”.

 
 
 
 

En recuperación se encuentra el
sangregado en Palestina

En recuperación se encuentra el sangregado en Palestina

 

Larvas envolvían al sangregado, un árbol que, desde aproximadamente tres meses, luchaba por mantenerse en pie a pesar de que una plaga de orugas cubriera toda su corteza, incluso, desde el tronco hasta las puntas de sus ramas.
 

“Estaba lleno de orugas, llegamos a pensar que estaba muerto en pie, pues a la vista se veía deteriorado a causa de la plaga que lo consumía”, relató Ingrid Falla, representante legal de la Asociación de Protectores de la Fauna colombiana y el Medio Ambiente (Aprofac).
 
Con gran preocupación por ver su árbol cobrar vida de nuevo, Ingrid decidió, sin duda alguna, hacer un llamado de urgencias al Jardín Botánico para que lo asistieran.
 
Desde las 7 de la mañana, operarios del Jardín se prepararon para poner a funcionar los instrumentos para la intervención, pues el pulso de este sangregado se encontraba bajo.
 
Con máquinas de alta presión recibieron a este paciente para reanimarlo, aplicando jabón agrícola totalmente inofensivo, pudieron recuperar el pulso de este paciente el cual se encontraba en un estado crítico.
 
Luego de tres horas de estar en cuidados intensivos, el querido sangregado de Ingrid cambió de semblante, sus hojas empezaron a retomar vida, sus ramas se limpiaron de la plaga y su tronco recobró el color café vivo que lo caracterizaba.
 
La Administración Distrital, junto con el Jardín Botánico, diariamente realizan intervenciones como estas, con el objetivo de salvar las vidas de nuestros árboles en Bogotá. Precisamente, hasta el momento se han atendido 43.600 árboles.
 
 
 
 

Colombia se llevó el premio
gordo pajareando

Colombia se llevó el premio gordo pajareando

 

Con 1.545 especies de aves registradas en la plataforma e-bird, Colombia ocupó -por segunda vez consecutiva- el primer puesto en la cuarta edición del día mundial dedicado a la observación de aves, Global Big Day, realizado el pasado 5 de mayo.

170 países alrededor del mundo vivieron las 24 horas más emocionantes, gracias a la compañía de gansos, patos, pavas, aguilillas, palomas, tinguas y monjitas, entre otras 6.885 especies de aves avistadas durante esta jornada.

Los pajareros y amantes de las aves en Colombia, lograron por segunda vez consecutiva el premio gordo con 1.545 especies registradas, seguidos por Perú, con 1.490; Ecuador, con 1.160; Brasil, con 1.044 y Venezuela, con 758 especies, dejando ver que América del Sur es la región con el mayor número de especies de aves registradas con 2.811, seguido de Eurasia, con 1.770 y América del Norte con 1.627.

Por regiones, en Colombia, las que tuvieron mayor registro de aves fueron Antioquia (876), Valle del Cauca (847), Putumayo (753) y Meta (736).

El Global Big Day es una iniciativa de ciencia ciudadana que busca crear conciencia sobre la riqueza de especies de aves que habitan el mundo, la importancia de la conservación de las mismas y el riesgo que las acecha, así como también busca incentivar la construcción de conocimiento colectivo y su difusión a través de plataformas digitales.

En Bogotá, la jornada se vivió de manera intensa en los parques la Florida y Simón Bolívar, donde muy a las cinco de la mañana, pajareros, expertos del Jardín Botánico, la Asociación Bogotana de Ornitología (ABO), la Asociación Colombiana de Ornitología (ACO)  y aficionados, entre otros, salieron con sus cámaras y telescopios en busca de la mejor toma.

 

Como sorpresa, la tingua bogotana, especie en peligro, al igual que el Cucarachero del Pantano, se robaron las miradas de los asistentes a la Florida, donde por casi seis horas pajarearon y se sorprendieron de la belleza capitalina.

 
 
 

Llegó la ‘abrazatón’ por el
Día del Río Bogotá

Llegó la ‘abrazatón’ por el Día del Río Bogotá

 

En un rincón del occidente de la capital, exactamente en la localidad de Engativá, donde cerca de 52 especies de aves nos visitan o viven a lo largo y ancho de 150 hectáreas, y donde se filtran naturalmente las aguas antes de desembocar al Río Bogotá, tiene lugar el Humedal Jaboque, uno de los escenarios para conmemorar la vida de nuestro afluente.

En el marco del Día del Río Bogotá, cuyo objetivo es sensibilizar a la comunidad sobre la importancia de los humedales que, entre sus tantas funciones, filtran el recurso hídrico antes de ser vertido al río; se llevará a cabo una jornada en los humedales Jaboque y Juan Amarillo, en donde los ciudadanos podrán darle un abrazo al Río simbólicamente.

La cita es mañana 12 de mayo, desde las 9:00 de la mañana, en nuestros dos escenarios, donde los interesados en sumarse a esta jornada solo deberán pintar en su antebrazo una representación del Río, tomarse una foto que compartirán en redes sociales con el #AbrazoAlRíoBogotá, y en un breve mensaje expresarle al mundo el compromiso que adquiere con el Río Bogotá.

Los interesados en participar podrán hacerlo desde el Humedal Jaboque, donde celebraremos la vida de nuestro Río Bogotá con actividades pedagógicas. El punto de encuentro será en Engativá Pueblo, en la calle 64 # 121 – 55.

Pero contamos con un segundo punto, el Humedal Juan Amarillo, donde la comunidad conocerá de cerca este ecosistema y podrá participar en actividades de sensibilización y reconocimiento del humedal y del Río Bogotá. El punto de encuentro es en la Plazoleta de las Flores, ubicada en la avenida Ciudad de Cali con carrera 95.

No te quedes sin participar y dale un abrazo al Río Bogotá. 
 

 
 
 

Así será la intervención
en el parque El Virrey

Así será la intervención en el parque El Virrey

 

De acuerdo con un diagnóstico realizado por un equipo técnico de la Secretaría Distrital de Ambiente y el Jardín Botánico de Bogotá, acompañados de la comunidad, se concluyó que 86 árboles, en el parque El Virrey, deben ser tratados de la siguiente manera: 47 individuos recibirán tratamiento de tala, 31 árboles tendrán tratamiento de poda, cinco recibirán manejo integral de plagas y enfermedades, y tres serán trasladados.

En el diagnóstico se encontró que algunos de los 47 árboles a intervenir no tienen las condiciones fitosanitarias adecuadas, por lo cual es necesario hacer una intervención de prevención del riesgo. Las principales afectaciones que presentan los individuos son: fisuras, grietas, pudrición basal, descortezamientos, daños estructurales, secos, muertos en pie y con susceptibilidad al colapso.

El concepto de la Secretaría Distrital de Ambiente SFFS-04077 indica que por compensación se deben plantar 82 árboles. Sin embargo, el proyecto paisajístico diseñado por el Jardín Botánico de Bogotá contempla plantar cerca de105 individuos, los cuales serán de especies nativas como roble, nogal, abutilón y guayacán de Manizales que van a proporcionar mejores condiciones ecosistémicas al sector.

Estas cuatro especies, particularmente, sirven como soporte de plantas epífitas, líquenes, quiches y bromelias (importantes en el bosque altoandino); tienen un follaje lustroso y flores coloridas que atraen aves como colibríes e insectos polinizadores.

La comunidad ha sido involucrada durante todo el proceso, en el que se realizaron varios recorridos de socialización y reuniones concertadas, con el fin de escuchar las inquietudes de la gente y generar mecanismos de participación ciudadana.

Precisamente, entre el 08 de febrero y el 02 de mayo, hicimos parte de ocho espacios de participación social, donde estuvieron los colectivos de ARCHI, Corpocountry, Corpochicó, Grupo Ecomunitario, una representación de la Procuraduría delegada para Asuntos Ambientales y Agrarios, la Veeduría Distrital, Secretaría Distrital de Ambiente, Empresa de Acueducto de Bogotá y el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD).

En el encuentro del 03 de marzo, la Veeduría dejó constancia de que: “Finalmente, se aclara que como ya existe un concepto por la Secretaría de Ambiente, el Jardín Botánico puede iniciar la intervención y avisará a la comunidad cuándo inician las labores”, lo cual se cumplió el 02 de mayo, cuando se le informó a la comunidad que las labores de tala se realizarían hacia el día 08 de este mes.

Durante esta administración se han plantado cerca de 78.400 árboles, tanto en espacio público y privado, como en áreas de restauración ecológica. Asimismo, se les ha hecho mantenimiento a 44.100 individuos, con el fin de preservar y conservar el arbolado existente.
 

 
 
 

Asumimos el primer reto de
registrar la biodiversidad capitalina

Asumimos el primer reto de registrar la biodiversidad capitalina

 

A punto de declararse extinto y de manera sorpresiva, el cucarachero del pantano dio rastros de vida en el Parque La Florida. Como si se tratara de una misión imposible, en registro fotográfico quedó el vuelo de esta ave nativa, en medio del Reto Naturalista Urbano 2018.

Desde las 5:30 de la mañana, expertos del Jardín Botánico de Bogotá, niños del Club de Ciencias y funcionarios de Coldeportes asumieron el reto de registrar la mayor cantidad de biodiversidad capitalina, a través de la aplicación iNaturalist. A primera hora del día, tinguas de pico amarillo y azul, copetones, el cucarachero del pantano y gavilanes maromeros, entre otros, fueron captados por las cámaras de nuestros desafiados.

“Es la primera vez que el Jardín Botánico participa en este reto. La importancia de contribuir es que sabremos, aprenderemos y conoceremos de cerca la riqueza de nuestro país, lo que va a generar mayor sentido de pertenencia por parte de la ciudadanía”, indicó Juliana Zuluaga, investigadora de la línea de restauración ecológica del JBB.

En el transcurso de la mañana, planarias, musgo, ciempiés, líquenes y hongos, entre otros, se dejaron ver en el interior del sector de El Lago del parque La Florida, un terreno de 240 hectáreas que hace parte de las áreas piloto de restauración ecológica del Jardín, y donde se han plantado 11.000 individuos de 115 especies, desde el 2011 hasta el 2017, con el fin de conservar las aves de la ciudad.

La emoción, por ser los ganadores del reto, ha llevado a los desafiados a capturar, en tan solo el primer día de la jornada, cerca de 500 fotografías de cualquier variedad de especies. El reto, que irá hasta el próximo 30 de abril, se desarrollará en diferentes zonas de la ciudad como los cerros orientales y otros humedales, por lo que, si no ha podido participar, aún quedan tres días para sumarse al reto.

“No se trata de tomar la mejor fotografía, solo basta con querer interactuar con la naturaleza y aportar un granito de arena que ayudará a demostrarle al mundo la riqueza de nuestro país”, concluyó Zuluaga.

 
 

Footer Bogota Mejor Para Todos

Sdqs Sistema Guía Ciudadana para la gestión de las PQRS

 

Contáctenos

  • Dirección: Avenida Calle 63 No. 68-95, Bogotá D.C. NIT 860.030.197-0
    Horario de Atención al Publico: Lunes a Viernes 8:00 a.m. a 5:00 p.m., Fin de Semana y Festivos 9:00 a.m. a 5:00 p.m. Cerrado la mañana del primer lunes (O martes cuando el lunes es festivo) de cada mes.

    Servicio al ciudadano: contactenos@jbb.gov.co

  • Teléfono: 4377060

  • Notificaciones Judiciales:

    notificacionesjudiciales@jbb.gov.co

  • Notificaciones por Aviso

Suscríbase

Déjenos sus datos para estar en contacto con usted.

  • Tarifas: 
    Adultos: $ 2.700
    Niños de 4 a 12 años: $ 1.400
    * Niños de 3 o menos años y adultos mayores de 60 años no pagan.

   NTC 5854 (Nivel AA)