Transparencia y acceso a información pública

Director del Jardín Botánico de Kew
reconoció el manejo silvicultural realizado
por el Jardín Botánico de Bogotá
 


“Si hay árboles que se talan, deben ser reemplazados”. Con esta afirmación, Richard Deverell, director del Jardín Botánico Real de Londres destacó las labores de manejo silvicultural realizadas por el Jardín Botánico de Bogotá en el arbolado de la capital.

“Mi punto de vista es que los árboles talados deben ser reemplazados por más individuos de los que se van a talar”. Así fue la respuesta de Richard Revell ante la pregunta de cómo deben ser los manejos silviculturales en la ciudad, que para el caso de Bogotá ha sido bajo una escala de uno a ocho, es decir que, por cada árbol talado, se han plantado ocho nuevos.

“También es importante que las personas piensen cuidadosamente en el rol que quieren que estos árboles desempeñen, por lo que es importante que analicen si los individuos sobrevivirán durante los próximos 100 o 200 años, teniendo en cuenta el cambio climático”, indicó Deverell.

En este sentido, hoy por hoy, la Administración Distrital ha dado vida a 110.369 nuevos árboles de especies como roble, nogal, guayacán de Manizales, palma de cera, cedro, siete cueros y chicalá, entre otras, las cuales han sido seleccionadas por su alta longevidad (entre 80 y 150 años), resistencia y bajo planeación y con criterios forestales, medioambientales y ecológicos, que garanticen el óptimo desarrollo y funcionamiento de las mejores especies para el espacio urbano de Bogotá.

“El rol del jardín botánico de Bogotá, al cuidar el arbolado urbano, es increíblemente importante, porque los árboles de la ciudad juegan un papel invaluable: proporcionan sombra, limpian el aire y regulan la temperatura”, señaló Deverell.

Entre las especies más intervenidas en el espacio urbano de Bogotá se encuentran el eucalipto, acacia, pino y ciprés. Las cuales se caracterizan por representar una amenaza invasiva, no solo a nivel mundial, sino también para el suelo capitalino y, adicionalmente, ser las más propensas al volcamiento, debido a que tienen una altura que puede superar hasta los 20 metros, dejándolos vulnerables ante la fuerza de los vientos. Estas especies, tienen el follaje muy denso, crecen de forma inclinada y son inestables.

En su primera visita a Bogotá, Richard Deverell arribó a la capital para dictar su conferencia: ¿Los jardines botánicos pueden salvar el mundo?, En el marco de la inauguración de la agenda cultural y científica del 2019 en Maloka, donde no solo destacó el manejo silvicultural de la entidad, sino que también se impresionó con las instalaciones del Jardín Botánico de Bogotá, debido a su amplia diversidad ecosistémica.

“Fue maravilloso ver la nueva construcción del tropicario, es sorprendente que la Alcaldía haya proporcionado los fondos para construir este magnífico lugar. En el jardín botánico de Kew cerramos durante 5 años para restaurar nuestro invernadero más grande, el cual se volvió a abrir hasta hace 9 meses. Pienso que cuando el tropicario del Jardín Botánico de Bogotá esté terminado será absolutamente fantástico, un complemento estupendo para el paisaje. Estamos muy sorprendidos”, destacó.

Es importante recordar que la misión del Jardín Botánico de Bogotá es conservar y mantener el arbolado de la ciudad en óptimas condiciones para garantizar su desarrollo adecuado y así permitir que siga prestando los servicios ecosistémicos a la ciudadanía. Es así como desde el 2016 hemos dado manejo integrado de plagas y enfermedades a 60.429 árboles.
 

 
 
 
 

¡Asombroso! Así producimos cerca
de 150 toneladas de abono anuales


 

Con residuos provenientes de la poda y mantenimiento de las colecciones vivas del Jardín Botánico de Bogotá (como pasto, ramas y hojas);  mezclados con estiércol; melaza; cal y microrganismos eficientes que ayudan a acelerar la descomposición de la madera, semanalmente producimos cerca de 4 toneladas de abono para alimentar nuestras plantas y hacer que crezcan felices.

 
La producción de abono no es tarea fácil. Entre cuatro y cinco meses tarda el Jardín Botánico en la obtención de este material orgánico que se da en el área de aprovechamiento de residuos orgánicos y energías renovables de la entidad, donde  una gran cantidad de ramas, hojas, esquejes de hierba y césped llegan para dividirse en pilas de material, para su óptima descomposición.
 
Dichos residuos, que provienen del mantenimiento del arbolado, y las colecciones vivas al interior del jardín, y que son mezclados con otros ingredientes, deben contar con un tamaño adecuado. Precisamente, para garantizar esto, gran parte del material es procesado previamente en la máquina chipper, para triturarlo lo mejor posible y, así, asegurar que las bacterías y hongos puedan permear más fácil la madera para su descomposición.
 
Cuando el material ya está en un tamaño adecuado se hace la conformación de las pilas (máximo seis) para su degradación. Estos bultos de residuos son monitoreados semanalmente por profesionales del Jardín: “medimos el ph, la temperatura y el nivel de humedad, con el fin de identificar en qué fase está el proceso de descomposición y qué tratamiento se requiere”, explicó Lili Vega, profesional a cargo del área de aprovechamiento de residuos orgánicos.
 
Pura calentura
 
Abono
 
Una vez la pila empieza a descomponerse, al interior comienza a arder. De acuerdo con expertos, cuando el proceso apenas se está iniciando, la pila puede alcanzar los 40 grados centígrados y, en el transcurso de su descomposición, puede subir a 70 u 80 grados. Una vez el abono esté listo, la pila vuelve a su temperatura ambiente.
 
Al interior del Jardín Botánico, las temperaturas juegan un papel indispensable para la producción de abono, ya que en la mayoría de veces es posible alcanzarlas fácilmente debido a la exposición del material al ambiente, por lo que, cuando hay verano, el sol les pega directo todo el día. No obstante, en temporadas invernales, el material recibe la humedad de las lluvias, por lo que el proceso puede retrasarse más. 
 
Los resultados hablan
 
Agricultura Urbana
 
Todas las huertas a cargo del programa de agricultura urbana, las plantaciones de restauración ecológica y el arbolado al interior del Jardín Botánico de Bogotá se surten con el abono producido en la entidad, demostrando que es de muy buena calidad. 
 
Gracias a una caracterización físico-química del abono producido, se logró determinar que el material elaborado cumple con los parámetros que exige la norma para abonos orgánicos: “Libres de salmonella y con niveles de ph óptimos. En resumidas cuentas estamos cumpliendo y a nuestras plantas se nota que les encanta”, destacó Lili Vega.
 
 
 
 

Llega al Jardín el Festival de Observación
y Actividades Astronómicas

Llega al Jardín el Festival de Observación y Actividades Astronómicas
 

Este sábado 12 de enero, a partir de las 10:30 a.m., el Jardín Botánico de Bogotá abre sus puertas para quienes deseen disfrutar de los fenómenos celestes gracias a la llegada del ‘Festival de Observación y Actividades Astronómicas: Bogotá, todos bajo un cielo’.

Será una jornada donde aficionados y especialistas podrán entrar en el mágico mundo estelar participando en actividades como charlas, manualidades, juegos, observación solar y nocturna con telescopios y exhibición de astrofotografía, entre otras.

Hasta las 5:00 p.m. estará habilitada la taquilla del Jardín, con el costo de ingreso habitual, que es de $1.400 para niños de 3 a 12 años y $2.700 para  mayores de 13 años. Una vez adentro, las actividades se extenderán hasta las 7:30 p.m.

El Festival es una actividad organizada por la Universidad de los Andes, la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Universidad El Bosque, Universidad Nacional de Colombia y la Universidad Sergio Arboleda.

 
 
 
 

Se termina el 2018,
el Jardín nos da su última cosecha

Se termina el 2018, el Jardín nos da su última cosecha
 

El brillo y la intensidad del sol atraen una variedad de frescos y nuevos olores que aparecen en la huerta del Jardín Botánico de Bogotá. Aunque a simple vista hay colores por doquier, definitivamente el verde es el completo protagonista. Una por una, se acomodan una serie de canastas con productos como lechuga verde, lechuga morada, acelga, perejil, brócoli, hoja de ajo y muchos otros. Es el día de la cosecha, la última del año.

Poco a poco, llegaban grupos de personas curiosas a ver con detalle lo mejor que pudieran llevar a sus hogares. Algunas cosas se les hacen desconocidas, otras no tanto. Tocaban, olían y preguntaban los usos de cada planta o con qué receta quedaría mejor para sacarle el mayor provecho, y de esta forma, mostrar a sus familias las producciones de la huerta para que ninguno se quedara sin disfrutar de estos alimentos.

“Esta vez llevo lechuga roja, lechuga verde, perejil, apio, acelga, hoja de ajo y kale. Es increíble cada vez que hay una cosecha, es muy gratificante, también creo que es seguro porque estos productos provienen de unas prácticas de producción limpias, entonces me siento confiado de poder consumir estas verduras”, contaba Andrés Morales, servidor del Jardín.

Con una serie de talleres de agricultura urbana impartidas por la Bogotá Mejor Para Todos, se han creado, hasta la fecha, cerca de 240 huertas urbanas con prácticas de cultivos limpios y sostenibles, con las que cientos de personas se han visto beneficiados transformando sus hábitos alimenticios, además de optimizar los recursos de sus hogares.

 
 
 
 

Ante petición de la comunidad,
Jardín Botánico de Bogotá
interviene árboles en el Parque El Nogal

Ante petición de la comunidad, Jardín Botánico de Bogotá interviene árboles en el Parque El Nogal
 

Tras una solicitud realizada por los vecinos del sector del parque El Nogal, la Secretaría Distrital de Ambiente logró determinar que varios árboles presentan afectaciones como inclinación, pudrición, marchitamiento, daños mecánicos, altura excesiva, susceptibilidad al volcamiento y bifurcación.

 
La solicitud ciudadana, fechada del mes de septiembre de 2018, señala que la comunidad solicita realizar poda y tala de los árboles que, a su criterio, representan riesgo y que son utilizados por los delincuentes para atentar contra la ciudadanía.
 
En atención al requerimiento, el Jardín Botánico y la Secretaría Distrital de Ambiente realizaron diferentes jornadas de diálogo con la comunidad, y adicionalmente realizaron un diagnóstico mediante el cual se emitió concepto técnico SSFFS-16112, en el que se determina que cerca de 16  individuos arbóreos de especies como sauco, jazmín del cabo, cerezo y acacia, entre otras, deben ser retirados del parque debido a sus condiciones físicas  y/o sanitarias.
 
En compensación, el Jardín Botánico de Bogotá plantará cerca de 64 nuevos árboles de especies como cedro, guayacán de Manizales, liquidámbar, caucho sabanero, gualanday y ligustro, las cuales fueron seleccionadas por su adaptabilidad al microclima, tipo de suelo y estrés urbano del sector.
 
Con el apoyo de la comunidad, juntos podemos mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y del arbolado de nuestra ciudad y así contribuir a una Bogotá bien plantada. Por esta razón, es importante destacar que durante la Bogotá Mejor Para Todos hemos hecho el mantenimiento integral a 56.976 árboles en la capital, y hemos plantado 107.069 nuevos individuos.
 
 
 
 

Las 20 especies de árboles aptas para
plantar en el espacio público de Bogotá

 

Lo dicen los expertos: no hay especie mala, sino especies plantadas en el lugar inadecuado. La selección de los árboles que se plantan en Bogotá parte de un análisis específico de los espacios, como por ejemplo las condiciones de humedad de cada zona de la ciudad, el tipo de suelo, la precipitación, tipo de copa y permanencia del follaje, la acumulación de agua por debajo de la superficie del suelo, la distancia entre un árbol y otro para su óptimo desarrollo, su permeabilidad visual, su sistema radicular, la resistencia al estrés urbano y el valor ecológico y estético.

Actualmente, Bogotá tiene 1’272.513 árboles en el espacio público. Aunque todas las especies brindan beneficios ambientales, el contexto de la ciudad requiere de algunas características, como la alta resistencia a la contaminación y al estrés urbano, para mejorar las condiciones de vida de las personas, artrópodos y la avifauna.

Pensando en lo anterior, se han seleccionado 20 especies en Bogotá, tanto nativas como foráneas, las cuales proporcionan servicios ecosistémicos como mitigación del ruido, regulación climática y control de la temperatura, reducción de la contaminación auditiva, hábitat y alimento para la avifauna y no ponen en riesgo a la comunidad ni a la infraestructura.

Plantar un árbol va más allá de abrir un hueco y poner el individuo. Es indispensable identificar las especies que mejor se adaptan al lugar que desea arborizar y, sobre todo, contar con el apoyo y la asesoría de ingenieros forestales, biólogos y arquitectos del Jardín Botánico, a quienes puede solicitar la plantación de un espacio de manera planificada y ordenada.

La plantación de una especie equivocada e inadecuada puede poner en riesgo, no solo a la infraestructura de la ciudad o de su vivienda, sino también la vida de una persona. Daños en tuberías de agua o servicios domésticos, erosión del suelo, inconvenientes con las redes eléctricas, fustes torcidos y ramificación excesiva que provocan el riesgo de volcamiento del árbol, son algunos de los factores que se dan con una plantación indebida.

A continuación, conozca las especies que presentan mejor adaptabilidad a las condiciones urbanas de Bogotá:

 

Carbonero

Carbonero

Floración atractiva para aves e insectos melíferos. Alcanza unos 5 metros de altura. Fijador de nitrógeno. Ayuda a la recuperación de suelos. Hasta 30 años de vida. Se adapta principalmente a zonas como cerros húmedos y semi húmedos.

Caucho sabanero

 

Caucho sabanero

Es atractivo para las aves. Alcanza una altura de 20 metros. Minimiza la erosión del suelo y ayuda a la conservación de aguas. Entre 40 a 80 años de vida. Nativo de Soatá, Boyacá. Alimento y hábitat para avifauna e insectos. Se adapta principalmente a zonas como cerros húmedos, sabana extra seca, súper seca y semi húmeda.

Caucho Tequendama

Caucho Tequendama

Puede llegar a la edad de 100 años. Alcanza la atura de 15 metros. Especie nativa. Provee alimento para la fauna silvestre. Se adapta principalmente a zonas de cerros húmedos y semi húmedos; y sabana húmeda, semi húmeda y semi seca.

Cedro

Cedro

Especie nativa de los bosques Andinos y subandinos. Se encuentra en estado vulnerable a nivel global. Absorbe ruidos y atenúa el calor. Sirve de refugio para algunas aves y otras plantas. Altura de hasta 25 metros. Más de 100 años de vida. Se adapta principalmente a zonas como cerros húmedos y semi húmedos, sabana húmeda, semi húmeda y semi seca.

Chicalá amarillo

Chicalá amarillo

Especie nativa que alcanza una altura de hasta 7 metros. Flores atractivas para las abejas, llega a vivir entre 30 y 40 años. Se adapta principalmente a zonas húmedas subhúmedas y semisecas.

Chicalá Rosado

Chicalá rosado

Es un árbol nativo de porte medio, sus flores pueden darse en tonos blanco o violeta. En la zona del Amazonas su corteza es usada de forma medicinal. Este especie es propicia para sostener el suelo por sus raíces. Caducifolio (pierde sus hojas). Se adapta principalmente a zonas de sabana semi seca y cerros semi húmedos.

Eucalipto pomarroso

Eucalipto pomarroso

Alcanza hasta los 12 metros de altura. Presenta una floración atractiva para abejas y aves. Puede alcanzar hasta 80 años de vida. Es el único Eucalipto apto para la arborización urbana. Se adapta a todos los ambientes de la ciudad. Se adapta principalmente a zonas como sabana semi húmeda, semi seca y seca.

Falso pimiento

Falso pimiento

Altura de hasta 10 metros en la ciudad. Resistente a ambientes secos. Hábitat y alimento para la fauna. Los aceites de sus hojas y frutos ayudan a mitigar el impacto por insectos que atacan algunos cultivos. Se adapta principalmente a zonas como sabana seca, súper seca y extra seca.

Fresno

Fresno

Apto para recuperación de suelo y cuerpos de agua. Alcanza alturas de 15 y 20 metros de altura. Especie nativa. Con una longevidad de hasta 40 años. Crece en los bosques cerca de los ríos en las zonas más frías de Colombia. Posee semillas voladoras. Se adapta principalmente a zonas húmedas, sub húmedas y semi secas.

Guayacan Manizales

Guayacán Manizales

Vive en promedio de 35 a 60 años. Soporta el estrés urbano. Controla la erosión. Provee hábitat y alimento a la fauna. Alcanza los 15 metros de altura. Se adapta principalmente en zonas como sabana húmeda, semi húmeda, cerros húmedos y semi húmedos.

Ligustro

Ligustro

Fuente de alimento para la avifauna. Alcanza los 10 metros en la ciudad. Alta resistencia a bajas temperaturas y a la contaminación capitalina. Sirve como hábitat de aves. Especie resistente a todos los ambientes, salvo a los que tienen suelos inundados. Se adapta principalmente a zonas como sabana seca, súper seca y extra seca.

Liquidambar

Liquidámbar

Altura de hasta 15 metros. Ideal para los suelos húmedos y subhúmedos. Su nombre significa "ámbar líquido", debido a la resina aromática que se obtiene de su corteza. Ayuda a atenuar la densidad de los vientos. De 20 a 40 años de vida. Se adapta principalmente a zonas como cerros húmedos, semihúmedos, sabana semi seca, seca, súper seca, extra seca, húmeda y semi humeda.

Nogal

Nogal

Árbol nativo insignia de Bogotá. Altura de hasta 20 metros. Más de 80 años de vida. Ayuda a la protección de cuencas. Especie en categoría global de peligro. Hábitat y alimento para la fauna. Se adapta principalmente a zonas como sabana húmeda, semi húmeda, semi seca, cerros húmedos y semi húmedosa.

Palma de cera

Palma de cera

Árbol Nacional de Colombia. Puede superar los 60 metros de altura. Cerca de 80 años de vida. No es propenso al volcamiento. Especie amenazada de extinción. Regula la contaminación y es exclusiva de los Andes colombianos. Se adapta principalmente a zonas como cerros húmedos, semi húmedos y sabana húmeda. 

Palma fenix

Palma fénix

Favorece la nidificación de algunas aves. Su densa corona de hojas es un hábitat ideal para plantas epífitas y avifauna urbana. Especie longeva que puede vivir cerca de 80 años. Altura máxima de 15 metros. Palma de gran porte usada debido a belleza y adaptabilidad a las condiciones urbanas. Se adapta principalmente a zonas como sabana extra seca, seca, y súper seca.

Pino Romerón

 

Pino romerón

Especie propia del bosque alto andino. Perennifolio. Atractivo y fuente de alimento para aves y murciélagos. Se encuentra en estado de conservación vulnerable, debido a la deforestación y a la tala indiscriminada. Posee hojas aplanadas y anchas que les permite captar mejor la luz. Alcanza los 20 metros de altura en la ciudad. Se adapta principalmente a zonas como cerros húmedos, sabana húmeda, sabana semi húmeda y sabana semi seca.

Roble Australiano

Roble Australiano

Resistente a la sequía. Alcanza los 20 metros de altura. Puede llegar a los 60 años de edad. Presenta un rápido crecimiento. Tiene unas flores cuyo color amarillo resulta atractivo para los polinizadores. Se adapta principalmente a zonas de sabana semi seca, seca, súper seca y extra seca.

Roble

Roble

Alcanza más de los 80 años de vida. Soporta el estrés urbano. Nativo del bosque altoandino. Hábitat y alimento para la fauna. Es hábitat para algunas aves. Resistencia a condiciones ambientales. Presenta una buena adaptación en zonas húmedas y subhúmedas de la ciudad. Se adapta principalmente a zonas de cerros húmedos y semi húmedos; y sabana húmeda, semi húmeda y semi seca.

Yarumo

Yarumo

Puede llegar hasta los 40 años de vida. Tiene una copa aparasolada que capta mayor cantidad de luz. Sus tallos sirven para hábitat de hormigas. Altura de hasta 15 metros. Se adapta principalmente a zonas como sabana húmeda y semi húmeda.

 

 
 
 

La Navidad se toma el
Jardín Botánico de Bogotá

La Navidad se toma el Jardín Botánico de Bogotá
 

Del 7 al 21 de diciembre, el Jardín Botánico de Bogotá se une a la Ruta de la Navidad de la Administración Distrital con una serie de actividades que inician a las 5:30 p.m. y finalizan a las 8:00 p.m.; será un espacio para dejarse llevar por la magia de la iluminación decembrina.

En esos días habrá recorridos guiados nocturnos, donde los visitantes podrán conocer de la mano de expertos las colecciones vivas del Jardín, con temáticas como ‘Tradiciones colombianas de fin de año’, ‘Jardín de flores, Jardín de amores’ y ‘Bosques generosos, consumo cuidadoso’.

Además, los viernes 7 y 14 de diciembre, con una programación especial, se disfrutará de una serie de actividades académicas y culturales que inician con el ritual de bienvenida en la Maloca indígena del Jardín, donde se llevará a cabo el ‘Círculo de la palabra’, un espacio lleno de poesía y experiencias medioambientales.

Para esos dos días, también se podrá apreciar la exposición fotográfica ‘Cundinamarca Nocturna, Una ventana abierta hacia el pasado’, un recorrido de los paisajes de la región cundinamarquesa con el registro de cuerpos celestes.

Dicha agenda de los viernes, estará amenizada por una serie de conciertos, obras teatrales y muestras de danza aérea, enfocadas principalmente en resaltar el folclor colombiano y el cuidado del medio ambiente. El costo de entrada será para personas de 13 años en delante de $2.700 y para menores de 12 años, gratis.

Navidad en el Jardín es una apuesta de la Bogotá Mejor Para Todos, que busca acercar a la ciudadanía a los espacios verdes, a la ciencia y a la cultura. 

 
 

Entrega completada: 100 nuevos árboles
para Bogotá de la mano de 4 72

Entrega completada: 100 nuevos árboles para Bogotá de la mano de 4 72
 

Como nuevos hijos, amigos y compañeros fueron  adoptados los cerca de 100 árboles que acogieron los funcionarios de Servicios Postales Nacionales 4 72, en busca de embellecer y proteger las áreas comunes de su empresa.

 
La primera jornada de plantación se dio en el marco de la conmemoración del día mundial del correo, que rememora la creación de la Unión Postal Universal en el año de 1.874. La actividad estuvo acompañada por un show canino efectuado por los Carabineros de la Policía Nacional, visitas a algunos hogares de personas de la tercera edad y la distribución de su nueva estampilla postal. 
 
Posteriormente, en una segunda jornada de arborización se plantaron 86 nuevos individuos de especies como ligustro, chicalá y palma fénix, entre otras, que fueron seleccionadas teniendo en cuenta que son las mejor se adaptan al microclima, tipo de suelo y el estrés urbano del sector, además de proporcionar una variedad de beneficios ecosistémicos como alimento para la avifauna, flores que atraen polinizadores y regulación del aire.
 
Estas labores hacen parte la campaña de la Administración Distrital: PlanT, la cual busca mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, a través de la ampliación de la cobertura verde. Precisamente, para los funcionarios de 4 72 esta iniciativa significó la más importante de las entregas que a diario realizan.
 
“Desconocía la cantidad de beneficios que proporcionan los árboles, además de ayudar a limpiar el aire. Esta actividad es una labor social muy importante para nosotros, por ejemplo, yo no tengo hijos, así que este arbolito va a ser como mi hija y por eso, cada que pueda, le voy a dedicar tiempo, agua y todo lo que necesite para que crezca y siga así de floreada y bonita”, concluyó Camila Herrera, funcionaria de 4 72.    
 
 

Vivió para contarlo: así fue la
transformación del Barrio Santander

Vivió para contarlo: así fue la transformación del Barrio Santander
 

“Uno de los grandes anhelos de mis padres era ver la alameda y el parque convertidos en un lugar agradable, bonito y renovado; lastimosamente, ellos murieron antes de poder ver este sueño realizado”, estas fueron las palabras de Rosaura Herrera, una vecina del Barrio Santander que, en medio de nostalgia, recordó aquel deseo que alguna vez tuvieron sus padres y que hoy, casi después de 50 años, se hizo realidad, pero ella es la única que vive para contar esta transformación.

En una jornada liderada por la Administración Distrital, 22 árboles fueron plantados a lo largo de del Parque Principal Santander y la Alameda Albina, dos espacios que fueron renovados con una nueva infraestructura y mejores zonas verdes que benefician, no sólo a Rosaura, sino también a todos los comerciantes y vecinos del sector.

“Estoy muy feliz, gracias a Dios, porque veo el frente de mi casa realizado, Tenía mucho tiempo esperando esto, pero ahora veo que mi casa tiene más color y vida, y póngale la firma que aquí estos árboles llegaron para quedarse, yo los voy a cuidar mucho”, narró Rosaura Herrera, comerciante y residente del Barrio Santander.

Con las plantaciones de estos árboles de especies como chicalá amarillo y guayacán de Manizales, especies caracterizadas por tener flores atractivas para insectos, polinizadores y colibríes, seguimos con la transformación del arbolado de toda Bogotá, de una forma planeada y organizada para construir una ciudad mejor plantada. 

 
 

En noviembre, disfruta de un
viernes cultural con Jardín de Noche

En noviembre, disfruta de un viernes cultural con Jardín de Noche
 

El próximo viernes 30 de noviembre, el Jardín Botánico de Bogotá abrirá sus puertas a partir de las 5:30 p.m., retomando la habitual agenda académica y cultural de Jardín de Noche, que esta vez iniciará con la bienvenida en la maloca indígena, donde los visitantes podrán presenciar el toque manguaré: unos sonidos amazónicos que evocan mensajes ancestrales.

En el mismo escenario, se llevará a cabo el recital de poesía y el círculo de la palabra, donde se construirán mensajes alrededor de la pachamama (madre tierra). Para quienes deseen estar todo el tiempo al aire libre, también podrán participar en los recorridos guiados para conocer las colecciones vivas del pulmón verde de la ciudad.

Y si el plan es adentrarse en la noche llena de estrellas, el Planetario de Bogotá estará presente con su domo portátil, proyectando esos brillos nocturnos en la constelación.

De otro lado, el artista Diego Rueda presentará su exposición ‘El extraño edén’, una obra de acuarelas de pequeño formato que explora la relación entre los conflictos de nuestro país y los paradisíacos entornos naturales en los que tienen lugar. 

Toda esta agenda estará acompañada por dos grandes conciertos de música tradicional latinoamericana: el de Carrangomelos y el de Rekebra y duo manos de dos de Colombia, con los artistas Teddy Rojas de Chile y David Coy de Ecuador.

 

Footer Bogota Mejor Para Todos

Sdqs Sistema Guía Ciudadana para la gestión de las PQRS


Tablero Control

 

Contáctenos

  • Dirección: Avenida Calle 63 No. 68-95, Bogotá D.C. NIT 860.030.197-0
    Horario de Atención al Publico: Lunes a Viernes 8:00 a.m. a 5:00 p.m., Fin de Semana y Festivos 9:00 a.m. a 5:00 p.m. Cerrado la mañana del primer lunes (O martes cuando el lunes es festivo) de cada mes.

    Servicio al ciudadano: contactenos@jbb.gov.co

  • Teléfono:(57-1)437 7060

  • Notificaciones Judiciales:

    notificacionesjudiciales@jbb.gov.co

  • Notificaciones por Aviso

Suscríbase

Déjenos sus datos para estar en contacto con usted.

  • Tarifas: 
    Adultos: $ 3.500
    Niños de 4 a 12 años: $ 1.800
    * Niños de 3 o menos años y adultos mayores de 60 años no pagan.

RSS Noticias

feed-image rss