Transparencia y acceso a información pública

Top 10: los insectos más
comunes de Bogotá

Top 10: los insectos más comunes de Bogotá

 

Colombia es reconocido en el mundo como uno de los países más biodiversos por la riqueza de especies en flora y fauna que alberga. De acuerdo con el SIB Colombia, el país cuenta con alrededor de 6.457 especies de insectos, aunque se estima que la cifra asciende a las cerca de 65.000. En los últimos años, el Jardín Botánico de Bogotá ha logrado el registro de nuevas especies como el chinche de la chamuzquina (Monalonion velenzangeli) y la avispa Diversinervus elegans.

Hay quienes sienten miedo; algunos, tal vez asco; otros, los consideran peligrosos, pero todos olvidamos que estos diminutos individuos tienen un papel indispensable en nuestro ecosistema. Precisamente, pueden ser indicadores de la calidad de los ecosistemas, o ser controladores biológicos de plagas que pueden afectar el arbolado.

Por esta razón, el Jardín Botánico de Bogotá, como centro de investigación Distrital encargado de la gestión de las coberturas vegetales urbanas, viene desarrollando diversas investigaciones sobre los insectos presentes en sus áreas verdes urbanas. Por ejemplo, recientemente algunos estudios revelaron que cerca de 40 especies de insectos están asociadas a una de las especies arbóreas de mayor representatividad en la ciudad, el guayacán de Manizales.
 

Top 10: los insectos más comunes de Bogotá

 

¿Quieres saber cuáles son algunos de los insectos que habitan nuestra ciudad? A continuación  presentamos los más comunes en nuestras áreas verdes, asociados al arbolado urbano capitalino y a otras plantas de nuestra ciudad:

Opiliones: Usualmente son confundidos con arañas. No son venenosos y se encuentran en el suelo. Son importantes porque se alimentan de otros pequeños invertebrados, son indicadores de la calidad de los ecosistemas y también se encargan del reciclaje de nutrientes.

Arañas (Araneae): Se encuentran en los árboles y el suelo. Las registradas en Bogotá son inofensivas. Juegan un papel muy importante en los ecosistemas, ya que son grandes depredadores y controlan poblaciones de zancudos y plagas que pueden afectar el arbolado.

Marquitas (Coleoptera): Las bien conocidas mariquitas hacen parte del grupo de los coleópteros o comúnmente llamados cucarrones. Se encuentran en los árboles y son de gran importancia, pues son considerados importantes depredadores de insectos que pueden afectar la salud del arbolado. En Bogotá, algunas de las especies más conocidas de la familia Coccinellidae, a la cual pertenecen las mariquitas, son las Harmonia axyridis, Neda norrisi y Neohalyzia perroudi

Chinches (Hemiptera): Estos insectos pertenecen al orden Hemíptera. Los encontrados en Bogotá se alimentan, principalmente, de la savia o el floema de los árboles, razón por la que pueden representar una amenaza para los arboles cuando se encuentran en grandes números. Sin embargo, algunos de ellos también son depredadores, inclusive se pueden alimentar de insectos de su mismo grupo. Phytocoris variegatus es una de las especies de chinches depredadores presente en los parques y otras áreas verdes de Bogotá.

Avispas (Hymenoptera): Se pueden encontrar en los árboles y la mayoría tienen tamaños muy pequeños, por lo que se les conoce como microhimenópteros. Algunas de ellas se encargan del control biológico de algunas plagas en los árboles y pueden ser consumidoras de frutos en descomposición, mientras que otras les pueden causar agallas o deformaciones a las ramas y hojas de los árboles. En Bogotá, hemos identificado especies de más de 16 familias tales como Agaonidae, Aphelinidae, Bethylidae, Braconidae, Ichneumonidae, Cynipidae, Figitidae, Encyrtidae, Eulophidae, Eupelmidae, Megaspilidae, Mymaridae y Platygastridae, entre otras.

Abejas (Hymenoptera): Al igual que las avispas y las hormigas, las abejas hacen parte del orden Hymenóptera. Se pueden encontrar en los árboles y jardines visitando las flores. Como muchos sabemos, están encargadas de la polinización, un proceso indispensable para el ser humano. Algunas son sociales, pero también las hay de hábitos solitarios, como la Thygater aethiops y Caenohalictus sp, presentes en nuestra ciudad.

Tijeretas (Dermaptera): La gran mayoría son nocturnas. Se encuentran en el suelo y se alimentan de hojas y materia orgánica en descomposición. Otras son depredadoras. Sus pinzas son muy importantes para su supervivencia, pues les ayuda a atrapar presas y a defenderse de depredadores. La mayoría no tienen alas.

Crisopas (Neuroptera): Han sido encontradas en muchos árboles de nuestros parques. Son depredadoras de insectos de cuerpo blando, lo que los hace un organismo clave en el mantenimiento del equilibrio de los ecosistemas. Existen dos tipos de familias de neurópteros conocidos en Bogotá: Crysopidae y Hemerobiidae.

Piojos de los libros (Psocodea): Principalmente se alimentan de hojas, pequeños hongos y algunos se alimentan de residuos de materia orgánica. Se caracterizan por tener coloraciones que les permiten confundirse con el sustrato en el que se encuentran, lo cual les ayuda a esconderse de depredadores. Son fuente importante de alimento para aves, arañas y otros insectos.

Moscas y mosquitos (Diptera): Solo un pequeño porcentaje de hembras son consumidoras de sangre. Muchos son depredadores, dándoles importancia como controladores naturales. Algunos, en estado de larva, son parásitos y parasitoides de insectos como mariposas. La mayoría de los adultos se alimentan de néctar o polen y por esta razón algunos de ellos se mimetizan con abejas o avispas.

 

Footer Bogota Mejor Para Todos

Sdqs Sistema Guía Ciudadana para la gestión de las PQRS


Tablero Control

 

Contáctenos

Suscríbase

Déjenos sus datos para estar en contacto con usted.

Política de tratamientos de datos personales

  • Tarifas: 
    Adultos: $ 3.500
    Niños de 4 a 12 años: $ 1.800
    * Niños de 3 o menos años y adultos mayores de 60 años no pagan.

RSS Noticias