Transparencia y acceso a información pública

La vida en el suelo: una cuestión
más allá de solo tierra

 

La vida en el suelo: una cuestión más allá de solo tierra

 

Desde el momento en el que las hojas de los árboles se desprenden y caen lentamente al suelo, un asombroso proceso comienza a desarrollarse a tan solo pocos metros de profundidad. Una amplia variedad de organismos y microorganismos, como los nematodos y colémbolos, entre otros, esperan pacientemente a que la hoja se descomponga, hasta llegar a su mejor punto, y así convertirla en su banquete y transformarla en una fuente de energía para las plantas.

El suelo se forma a partir de la descomposición de la roca madre, ya sea por la luz, agua o las condiciones del clima en general, permitiendo que se fragmente en partes muy pequeñas, formando el material de fondo, el cual puede ser rocoso o arcilloso. A partir de la formación del material de fondo (roca madre descompuesta o meteorizada), poco a poco también se van desarrollando diferentes horizontes o niveles del suelo, acorde a su grado de meteorización:

  1. Horizonte B: Hace referencia a la parte del suelo en fase de descomposición, sin inclusión de materia orgánica.
     
  2. Horizonte A: También conocido como rizósfera, es la parte del suelo donde se anclan las raíces de los árboles y donde más se expresa la actividad biológica, pues es allí el punto de interacción de una amplia gama de microorganismos (bacterias, hongos, algas, protozoos, nematodos, insectos y ácaros), cuya función es transformar y descomponer la materia orgánica, garantizar el desarrollo sostenible de todos los ecosistemas, mantener los ciclos de carbono y ayudar a la sanidad de los árboles, entre otros. Es el caso de los colémbolos, hexápodos caracterizados por ser la especie más abundante a nivel mundial, junto con los ácaros. La mayoría de los colémbolos viven en la superficie o en los árboles. Se alimentan de la reproducción de los hongos (hifas) y de materia orgánica en descomposición. Ayudan a controlar la sanidad de los árboles. Es una especie importante, pues son vitales para mantener el ciclo del carbono del suelo y la obtención de minerales. Además sus heces son muy nutritivas para otros organismos.
     
  3. Horizonte orgánico u hojarasca superficial: región superficial del suelo, el cual se genera a partir de la descomposición de carbono, a través de la caída de las hojas. Es el espacio donde interactúan animales mayores como topos y ratas, entre otros, que tienen su vida en el suelo. Evidentemente, la materia orgánica del suelo se asocia, generalmente, a la buena calidad o al deterioro del mismo, debido a la fuerte interacción existente entre la estructura del suelo y la acción de los invertebrados. La vida en el suelo no puede resumirse únicamente en la parte superficial. La hojarasca tan solo es uno de los muchos elementos importantes para contribuir a la vida terrestre que se aloja, incluso, a miles de metros de profundidad.
     
 
 

Footer Bogota Mejor Para Todos

Sdqs Sistema Guía Ciudadana para la gestión de las PQRS


Tablero Control

 

Contáctenos

Suscríbase

Déjenos sus datos para estar en contacto con usted.

Política de tratamientos de datos personales

  • Tarifas: 
    Adultos: $ 3.500
    Niños de 4 a 12 años: $ 1.800
    * Niños de 3 o menos años y adultos mayores de 60 años no pagan.

RSS Noticias