Transparencia y acceso a información pública

Las cinco especies más curiosas que
tendremos en el nuevo Tropicario

Colombia se prepara para tener el Tropicario más grande de todo el país, un invernadero de 3.470 metros cuadrados, pionero en Latinoamérica, que albergará a alrededor de 900 individuos de 200 especies dentro del Jardín Botánico de Bogotá.

Con diseños tecnológicos que incorporan principios bioclimáticos y topográficos, el Tropicario busca representar los principales ecosistemas del país, con el fin de generar estrategias de conservación ex situ que permitan asegurar su conocimiento, conservación y reconocimiento como valor público.

Los ambientes que se representarán son Bosque seco Tropical, en donde se podrá encontrar la flora representativa de este ecosistema tan amenazado en el país; Colecciones Especializadas para la conservación (CEPAC), que contendrá flora única y llamativa por su diversidad de colores y formas, como orquídeas, bromelias, cactus y plantas carnívoras, entre otras, de especial cuidado y conservación; Plantas Útiles, compuesta por plantas tradicionales de gran importancia económica y cultural para Colombia; Bosque Húmedo Tropical, que exhibirá la flora propia del Amazonas y el Chocó; y Superpáramo, donde podrás conocer cómo es este ecosistema único en el mundo.

Aunque todas las especies tienen historias maravillosas para contar, a continuación presentamos el ‘top 5’ de las especies más peculiares que encontrarás cuando el Tropicario abra sus puertas:

 

Zamias

Zamias

Nombre comunes: chiguas; corocitos.
Características: La familia de las Zamias (Zamiaceae) pertenece a las gimnospermas, es decir, al grupo de plantas que no tienen flores, pero sí frutos. Las Zamias son unas de las plantas más antiguas en la historia de la tierra que persisten en la actualidad; tan antiguas son que existe evidencia de que hacían parte de la dieta de algunos dinosaurios. De hecho, muchas de las especies actuales son muy similares a aquellas que existían en el Mesozoico (la era de los dinosaurios), por lo que se les consideran como “fósiles vivientes”.

De las cerca de 79 especies de Zamias que hay en el mundo, 23 se encuentran en Colombia, lo que convierte al país en el primer representante de la riqueza de estas especies en el planeta. Precisamente, muchas de ellas son endémicas, es decir, que sólo se encuentran aquí en Colombia y en ningún otro lugar del mundo. De hecho, su mayor diversidad se encuentra en las regiones Andina, Pacífica y Amazonía.

Lamentablemente, varias de las especies de Zamias del país están en riesgo de extinción, según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la IUCN. Por ejemplo, todas las que son endémicas de la región Andina se encuentran en las categorías “en peligro” o “en peligro crítico”, debido a que tienen poblaciones pequeñas ubicadas en paisajes con alta degradación e intervención humana, lo que hace difícil que estas plantas se puedan mantener en el tiempo.

El nuevo Tropicario del Jardín Botánico de Bogotá tendrá una colección de Zamias nativas de Colombia, representadas en el ambiente de Colecciones Especializadas.

Yaje

Banisteriopsis caapi

Nombre comunes: yagé; ayahuasca.
Características: El yagé es una liana, enredadera o bejuco de la familia Malpighiaceae. Al ser un bejuco, germina en el suelo y se mantiene enraizada durante toda su vida, pero necesita de un soporte para crecer hacia la luz, es por ello que la encontrarás trepando sobre los árboles. Esta especie se encuentra naturalmente en el piedemonte amazónico de Colombia, Perú y Ecuador.

Se considera una planta sagrada y se constituye como un elemento fundamental en el conocimiento y saber tradicional de varios grupos de indígenas en la Amazonía. Este bejuco hace parte de una poderosa bebida sagrada y mística a la que se le suele dar el mismo nombre común de la planta: yagé o ayahuasca. El bebedizo, que se prepara con la cocción de esta y otras plantas ricas en compuestos químicos tiene fuertes efectos alucinógenos. Sin embargo, los componentes químicos de las plantas, por separado, no producen efectos alucinógenos al ser consumidos oralmente. Sin embargo, debe tener precaución, pues el consumo de esta bebida tradicional de la Amazonía no debe hacerse fuera de un contexto ritual, con fines terapéuticos y espirituales, pues hace parte de la cosmogonía indígena.
El nuevo contará con esta y otras plantas tradicionales de Colombia dentro del ambiente de Plantas Útiles, donde podrá conocer los usos y la importancia de esta especie para la diversidad cultural del país.

Mangle

Manglares

Características: El manglar es un ecosistema único que se encuentra en la transición entre el mar y la costa. Solo unas pocas especies de plantas están adaptadas para vivir en extremas condiciones, manteniendo sus raíces dentro del agua salada del mar y soportando la erosión que se presenta en las costas.

En ambiente natural costero, los manglares sirven como refugio para muchas especies de animales que viven dentro de los intrincados laberintos que forman sus raíces. Estas raíces son también sitios de alimentación y anidación de diversas especies de mamíferos, aves, reptiles y anfibios. El ecosistema es de gran importancia para las comunidades costeras de Colombia, debido a que sirve como una barrera viva de protección natural frente a las crecientes del mar, las inundaciones y los fuertes vientos.

El ecosistema de manglares se destaca por ser un pulmón importante para el mundo, pues absorbe mucho del CO2 del aire y ayuda a reducir los niveles de este gas en la atmósfera. Estudios han demostrado que este ecosistema absorbe más CO2 que otros bosques en el mundo.

Aunque Bogotá se encuentra muy lejos del mar, desde hace tres años se han realizado esfuerzos para mantener dentro de las condiciones del Jardín Botánico plantas de este ecosistema. Con el nuevo Tropicario, los manglares se podrán ver en el Bosque Húmedo Tropical, donde además podrá conocer las plantas de mangle rojo (Rhizophora mangle) y mangle negro (Conocarpus erectus), y hacer un viaje a las costas colombianas para conocer su diversidad. 
 

Barrigon

Cavanillesia chicamochae

Nombre comunes: barrigón; ceiba barrigona
Características: El barrigón es un árbol de la familia Malvaceae, que para nuestra sorpresa fue “descubierto” hace poco (en el 2003). Es un árbol de porte bajo, pues crece hasta 8 metros de altura, y tiene un tronco muy grueso en la parte baja, a veces hasta de 1 metro de diámetro, por lo que lo llaman barrigón o también se le conoce como el baobab colombiano. Puede crecer en terrenos pendientes y por eso a veces parece que estuviera torcido.

Esta especie tan particular solo habita en Colombia y en ningún otro lugar del mundo, de hecho es una especie exclusiva del ecosistema seco del Cañón del Chicamocha. Sin embargo, por presentar una distribución tan restringida, enfrenta grandes amenazas, pues su ecosistema natural se encuentra expuesto a la extracción de plantas por parte de coleccionistas y a la presencia de ganado caprino (de cabras) que consumen la corteza blanda de los troncos y las plántulas cuando salen de las semillas.

Esta especie tiene una estrategia de dispersión por viento, asociada a las épocas de lluvias en el cañón Chicamocha. Las semillas cuentan con una capa que logra almacenar mucha agua y esto les da una gran ventaja, pues con la primera lluvia después del verano logran germinar mucho antes que otras especies.

En el ambiente de Bosque Seco Tropical del nuevo Tropicario se podrá encontrar con representantes de esta especie única del país, en condiciones ex situ (fuera de su hábitat natural).
 

Abarco

Cariniana pyriformis

Nombre comunes: abarco; chibugá; piloncillo
Características: El abarco es un árbol grande que alcanza hasta los 50 metros de altura en condiciones naturales y pertenece a la familia Lecythidaceae. Este árbol se encuentra de manera natural en el noroccidental de Sudamérica, en zonas bajas y medias de Colombia y Venezuela, pero también ha sido cultivado en otros lugares del mundo como Alemania y Estados Unidos.

Es una de las especies nativas más promisorias de Colombia debido a que su madera es muy reconocida por ser durable y estable, tanto en agua como en tierra, y ser resistente a hongos y termitas.

Se le considera un tesoro forestal, por esta razón se ha utilizado por mucho tiempo para la construcción de casas y canoas en el departamento del Chocó y es la madera favorita para hacer carrocerías de camiones. Su madera es tan buena que ha sido sembrada en otros lugares del mundo para su aprovechamiento.

Debido a que su corteza se desprende en tiras largas y resistentes, en Colombia los campesinos de la zona del Pacífico realizan un tipo de calzado tradicional con amarres denominado “Abarca”. A causa de la excesiva utilidad que se le ha dado a la especie, en este momento el abarco se encuentra categoría de “Peligro crítico de extinción”, según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la IUCN.

En el ambiente de Bosque Húmedo Tropical del nuevo Tropicario se encontrará un árbol de abarco, que permitirá conocer esta importante especie en condiciones ex situ (fuera de su hábitat natural) y ver de primera mano su imponente corteza.

Footer Bogota Mejor Para Todos

Sdqs Sistema Guía Ciudadana para la gestión de las PQRS


Tablero Control

 

Contáctenos

Suscríbase

Déjenos sus datos para estar en contacto con usted.

  • Tarifas: 
    Adultos: $ 3.500
    Niños de 4 a 12 años: $ 1.800
    * Niños de 3 o menos años y adultos mayores de 60 años no pagan.

RSS Noticias