Transparencia y acceso a información pública

En vez de rosas y claveles, la 116
se embelleció con cedros y nogales

En vez de rosas y claveles, la 116 se embelleció con cedros y nogales

 

Como es costumbre, Marta se levanta muy temprano en su casa en Tocancipá, toma un bus para llegar a Bogotá y, una vez en su local, recoge las herramientas y comienza a imaginar los posibles colores de su próxima obra. En la floristería, la delicadeza es la principal cualidad, pues si una hoja o pétalo se ve afectado, podría perder una oportunidad de sorprender, una para sacar sonrisas y otra para aprovechar la belleza de la naturaleza.

Marta Espitia trabaja en La Gran Jordán, una floristería en la calle 116 con autopista Norte desde donde pudo apreciar la transformación del arbolado de su sector, gracias a una nueva jornada de arborización, liderada por la Alcaldía de Bogotá, en la que se plantaron 48 individuos entre cedros, palmas de cera, pino romerón y nogal. Marta, al ver que necesitaban unas manos extra, no dudó en participar de la actividad y decidió cambiar las rosas y claveles por dos nogales, los cuales plantó en el separador central.

“Me gustan demasiado las plantas, al fin y al cabo uno se ensucia de tierra por unos momentos, eso cae con agua y ya, pero plantar un árbol es embellecer el sector, pues una calle sin árboles, sin plantas, no es para nada bonito, ¡es muy frío!”, exclamó Marta Espitia.

La atención recayó sobre Marta cuando cada transeúnte y biciusuario recibieron una invitación por parte de ella para unirse a la plantación. Gracias a ello, vecinos de su floristería y algunos conocidos también se animaron a participar. No es algo difícil para ella, pues después de todo este tiempo sus manos se han vuelto expertas en manejar las plantas.

Era difícil intuir que Marta podría aprender algo más sobre la naturaleza, debido a su extensa experticia en el tema. Sin embargo, de no ser por esta jornada de plantación no se habría enterado de que el nogal, la especie que plantó, es el árbol insignia de Bogotá, caracterizado por ser fuente de hábitat y alimento para la avifauna y ayudar a regular la temperatura. Desde ahora, Marta incluirá en su rutina diaria el cuidado del primer árbol que plantó, pues el segundo nogal estará bajo la supervisión de su hija, quien le recomendó a Marta plantarlo en memoria de un ser querido que había fallecido hace unas semanas.

“Yo creo que plantar un árbol por alguien es la forma de recordarlo siempre, porque uno no piensa que ahí solo está el árbol, sino que está esa persona, a quien se le dedicará tiempo, cariño y trabajo, por eso yo invito a que la gente, aunque no quiera ensuciarse las manos de tierra, por lo menos cuide los árboles: no les arrojen basura, no les quiten las hojas y no les rompan las ramas”, concluyó Marta.

Footer Bogota Mejor Para Todos

Sdqs Sistema Guía Ciudadana para la gestión de las PQRS


Tablero Control

 

Contáctenos

Suscríbase

Déjenos sus datos para estar en contacto con usted.

  • Tarifas: 
    Adultos: $ 3.500
    Niños de 4 a 12 años: $ 1.800
    * Niños de 3 o menos años y adultos mayores de 60 años no pagan.

RSS Noticias