Transparencia y acceso a información pública

En honor al profesor
José Francisco Sánchez Hurtado

En honor al profesor José Francisco Sánchez Hurtado

José Francisco Sánchez Hurtado, más conocido como el Profe Sánchez, nació en San Juan de Pasto (Nariño), el 8 de marzo de 1943. Estudió Ingeniería Agrónoma en la universidad de Nariño e  ingresó al Jardín Botánico el 01 de junio de 1970, en donde recibió por parte del Padre Jesuita Enrique Pérez Arbeláez la difícil tarea de llevar a cabo la consolidación y el legado de las colecciones vivas del Jardín. "Le colaboré un año y 8 meses, pero fue tiempo suficiente para interpretar lo que era un jardín botánico a nivel de Bogotá, su importancia desde el punto de la docencia, investigación, recreación y la forma cómo proyectarlo hacia la ciudad", comentó Francisco.

Desde que tenía 27 años, el Profe Sánchez se esforzó por mantener el legado de Pérez Arbeláez, por fortalecer la entidad y posicionándola como un centro de conservación e investigación de la flora altoandina de la ciudad.

En los 50 años de dedicación total al Jardín fue diseñador, promotor y desarrollador de la mayoría de las colecciones entre las más destacadas el páramo, el bosque altoandino, la rosaleda, el primer tropicario, los tres espacios sistemáticos, la más reciente colección de magnolias, entre otras. Asímismo, apoyó a las renovaciones paisajísticas para el lago principal y la cascada.

Fue miembro de la Sociedad colombiana de Entomología, miembro honorario de la Red Nacional de Jardines Botánicos, investigador innato con reconocidas publicaciones científicas, obtuvo  varias distinciones para el Jardín Botánico de Bogotá como el Premio Gonzalo Jiménez de Quesada y el Premio Nacional del Medio Ambiente de Bavaria, en 1981; el Premio FEN 'José Celestino Mutis' y el Premio Ciudad de Bogotá, en 1990.

Recibió la condecoración 'Amor por Bogotá', el 6 de agosto de 2009; ganó el Premio Orden a la Excelencia Ambiental 'José Celestino Mutis' otorgada por el Concejo de Bogotá, en 2011 y fue condecorado dentro del marco de la campaña “Amor por Bogotá”, en 2018. Para el Profe Sánchez su mayor mérito fue la familiarización y manejo de la flora nativa y exótica, en especial la andina y de los páramos.

Para todas las generaciones que  han pasado por el Jardín Botánico de  Bogotá fue un honor compartir  con una persona  altamente generosa, sencilla, honesta, alegre y disciplinada. Dispuesta a entregar sus conocimientos, con un amor incalculable por esta entidad a la que le dedicó sus más preciados años de trabajo, triunfos y alegrías, contribuyendo al fortalecimiento interno y externo del jardín y al embellecimiento de la ciudad a través de los programas  de jardinería y arborización urbana.  

¡Hasta  pronto, profe Sánchez!