Transparencia y acceso a información pública

Desde Tubinga hasta el
Jardín Botánico de Bogotá

Alemania nos reconoce como centro especializado

 

Pasante alemana de la Universidad de Tubinga en Alemania conoció los procesos adelantados en materia de restauración y conservación ecológica por nuestro Jardín y además dejó una serie de avisos para mejorar la comprensión sobre el medio ambiente

Rebeca Peters, estudiante alemana de la Universidad de Tubinga realizó durante el segundo semestre de este 2016 su pasantía en el Jardín Botánico de Bogotá. Su campo de estudio es la Geoecología, que estudia la relación entre los efectos físicos-geológicos dentro de diversos ecosistemas. Para Rebeca, lo importante de esta profesión es la comprensión que puede desarrollar sobre los procesos ecológicos y ambientales que acaecen en el planeta tierra.

Durante su estadía en Bogotá, Rebeca acompañó varios procesos realizados por el Jardín, como el de restauración ecológica. En este caso la estudiante recuerda su visita a los Cerros orientales, más específicamente a la localidad de San Cristóbal, lugar donde se produjo un gran incendio que arrasó con varias hectáreas de bosque.

Rebeca comenta que a diferencia del Jardín Botánico de su universidad, en el que sólo se procura por la conservación, en el de “acá se trabaja mucho con la gente, con el medio ambiente en Bogotá y sus alrededores en las zonas rurales.” Además, remarca en la importancia de la preservación de los páramos circundantes de la sabana, labor que apoya el entidad en materia científica, técnica y educativa.

La estudiante alemana logró desarrollar un proyecto sobre variabilidad climática en las zonas tropicales, especialmente sobre los fenómenos del Niño y la Niña. Para esto se reunió con diversas personas del Jardín Botánico, y a partir de este diálogo les hizo algunas recomendaciones para que desde este lugar se pueda comprender y gestionar un conocimiento amplio que permita sobrellevar de mejor manera las variabilidades climáticas.

Rebeca volvió a su país natal con una grata impresión del país y de la ciudad. En especial, resaltó la necesidad de cuidar las zonas verdes en espacios urbanos, los corredores ecológicos y sobretodo los ecosistemas de páramo, vitales para la existencia de biodiversidad, que incluye a los habitantes de las ciudades, la fauna circundante y la vegetación exuberante que sobrevive en estos lugares.