Transparencia y acceso a información pública

Conocer el comportamiento de los árboles de Bogotá: pasos firmes para adaptar la ciudad al cambio climático

 


Nota Cientifica

La investigadora de la Subdirección Científica, Ingrith Zárate Caballero, segura de la importancia de los árboles en Bogotá por su aporte en mejorar la calidad de aire, disminuir las enfermedades respiratorias, capturar y almacenar  dióxido de carbono (principal gas efecto invernadero), brindar sombra y ayudar a la estética de la ciudad, entre otros beneficios, estudió durante el 2015 el comportamiento o la respuesta de las plantas del arbolado urbano de Bogotá a diferentes ambientes.
Ingrith tomó como objeto de estudio el Caucho Sabanero (Ficus americana ssp. andicola) y el Chicalá (Tecoma stans) (plantas representativas del arbolado urbano) y evalúo el comportamiento de estos árboles en vías y en parques de diferentes localidades de Bogotá para analizar si las plantas respondían igual o no dependiendo de dónde estuviesen ubicadas. Para ello se ubicaron 8 plantas por sitio seleccionado y de cada árbol elegido se tomó una muestra de sus hojas a diferentes alturas de la copa.
Los resultados demostraron que efectivamente los árboles de la misma especie responden diferente si están ubicadas en el norte o sur de la ciudad, en zonas donde llueve mucho y donde llueve poco, resaltando que para que Bogotá tenga un arbolado hermoso y sano, debe tenerse en cuenta las características de las plantas, su salud y las condiciones ambientales más adecuadas para un funcionamiento óptimo de la planta.

Chicala Arbol

Figura 1 Chicalá (Tecoma stans)


Los resultados demostraron que el Caucho sabanero, captura en sus hojas una mayor cantidad de contaminantes atmosféricos, especialmente partículas de 10 micrómetros (PM10) en la zona sur de la capital (por ejemplo en la localidad de Kennedy), mientras que el Chicalá, puede ser una gran alternativa para la zona norte de la ciudad ya que capta más partículas contaminantes en zonas que presentan mayores lluvias (por ejemplo Usaquén). Las plantas evaluadas en vías y parques de Usaquén, Kennedy y San Cristóbal de estas especies mostraron una menor eficiencia en la fotosíntesis con respecto a las plantas evaluadas dentro del Jardín Botánico. Así mismo, se evidenció que las plantas en vías y parques de estas localidades mostraron indicios de estrés por factores abióticos como por ejemplo, la temperatura, las lluvias y la contaminación (que se vieron reflejadas en la eficiencia fotosintética y la morfología de las hojas). No obstante, al parecer las plantas en la ciudad de Bogotá son más productivas (es decir, producen una mayor biomasa por unidad de área) posiblemente por la oferta de carbono a causa de la contaminación.
Finalmente esta investigación permitirá dirigir la plantación de los árboles de Bogotá de acuerdo a las necesidades que cada localidad o zona presente y dado que se busca una ciudad integrada y adaptada al cambio climático, es necesario continuar investigando el comportamiento de las especies vegetales presentes y potenciales del arbolado urbano con el fin de diseñar una ciudad que sea adaptativa a sus diferentes ambientes, conservando  sus especies vegetales nativas y generando conocimiento de sus funciones y dando recomendaciones para su plantación de acuerdo a las características de la ciudad y a los beneficios que sus habitantes buscan.

Caucho

Figura 2. Caucho sabanero (Ficus americana spp. andicola)