Transparencia y acceso a información pública

¡Fue un placer y un honor plantar para Bogotá!

La planeación fue la clave. Con una inversión alrededor de $ 200 mil millones de pesos durante los 4 años de la administración de Enrique Peñalosa, la capital hoy se consolida como un referente en el manejo de coberturas vegetales, gracias a los más de 186.666 árboles plantados por el Jardín Botánico, en los últimos cuatro años, con las especies que mejor se adaptan y soportan el estrés urbano, la contaminación y los microclimas de la ciudad.

Bajo la dirección de Laura Mantilla Villa, se transformó la forma de plantar en la capital, ya que por primera vez se planea y se diseña el arbolado, con el fin de garantizar la longevidad de los individuos.
 

Además de funcionar como una entidad pública manejando el arbolado de la ciudad, trabaja como un centro de investigación, con una inversión de $19.525 millones, para adelantar estudios que contribuyan a entender los ecosistemas rurales y urbanos, conocer sus interacciones, los servicios ecosistémicos que prestan, el desarrollo y las afectaciones que tienen, así mismo investigar y crear estrategias que permitan la conservación y el mejoramiento de las coberturas vegetales urbanas y de la región.

 

Se destinaron cerca de $7.215 millones de pesos para investigar sobre la recuperación de los ecosistemas que han sido alterados o degradados, con el fin de contribuir al restablecimiento de sus características o atributos y servicios ecosistémicos. Es así como el Jardín generó conocimiento sobre ambientes alterados por disturbios como la invasión de retamo espinoso (caso cerros orientales) y plantaciones forestales no planeadas y con especies invasoras y exóticas, entre otros,  para dar respuestas asertivas de cómo se debe restaurar.
 

Jardín Botánico de Bogotá mejora índices de riesgo de corrupción



Durante esta Administración se trabajó en la restauración de 11 Áreas Piloto de Investigación (APIRE), donde se han plantado cerca de 112.039 árboles y arbustos, se desarrollaron 9 modelos de recuperación de ecosistemas aplicables, los cuales le permitirán a otras entidades y a la misma ciudadanía tener la guía para hacer restauración.

 

Además, proporcionó conocimiento sobre las interacciones de las coberturas verdes urbanas y la región, con una inversión de $9.014 millones para el desarrollo de 173 investigaciones, entre ellas 14 sobre arbolado urbano, las cuales permitieron caracterizar las especies que mejor se adaptan a Bogotá, identificar la captación de material particulado de algunas especies y reconocer las principales enfermedades de nuestros árboles, entre otros, para dar soluciones y alternativas y así garantizar que las coberturas sean de calidad.
 

Jardín Botánico de Bogotá mejora índices de riesgo de corrupción

 

Como hito en esta Administración, se ejecutó y dejó en 92% de avance la obra del Tropicario más grande de Colombia y de los más imponentes a nivel Latinoamérica, donde se albergarán cerca de 400 especies, 253 géneros, 100 familias y alrededor de 1.000 individuos vegetales de diferentes zonas, distribuidas en diferentes ambientes y colecciones como Plantas útiles; CEPAC (Colecciones especializadas para la Conservación); Bosque Seco Tropical; Bosque Húmedo (Amazonia y Chocó biogeográfico) y Superpáramo. La inversión para la megaobra fue de $35.854 millones.

Para construir un futuro resiliente, no se plantó cualquier árbol y no en cualquier lugar. Se transformó el modelo de plantación con criterios urbanos (coexistencia con demás sistemas y servicios urbanos; orden, ritmo e imagen urbana), ecológicos (conectividad por medio de malla verde; satisfacción a necesidades ambientales) y paisajísticos (visión  Integral de ciudad; balance entre lo urbano y lo natural; igualdad de condiciones para el ciudadano y contextos; equilibrio entre orden y diversidad).
 

Jardín Botánico de Bogotá mejora índices de riesgo de corrupción

 

Con  $9.296 millones se plantaron 74.627 árboles en espacio urbano, gracias a los diferentes proyectos de arborización en toda Bogotá, en los que se incluyeron especies como pino romerón, roble, palma de cera, cedro, nogal y chicalá, entre otras, las cuales fueron seleccionadas teniendo en cuenta los microclimas de Bogotá, la resistencia al estrés y contaminación urbana y el tipo de suelo, entre otros factores, que hacen de los árboles de Bogotá un referente: con copas densas y altas para generar mayor visibilidad; longevos, con alta captación de partículas (CO2) y atractivos para la diversidad de aves e insectos.

Entre las localidades donde más se plantó en espacio urbano están: Kennedy, con 13.283 árboles plantados; Bosa, 10.383; Ciudad Bolívar, 8.634; Suba, 7.149 y Engativá, 6.173.

Sin embargo, hay barrios donde desafortunadamente no hay espacios suficientes para que árboles grandes se desarrollen y puedan prestar sus servicios ecosistémicos, por eso el alcalde Enrique Peñalosa creo el proyecto ‘Buganvilias’, una maravillosa alternativa para llevar coberturas verdes a cualquier lugar, con la que se están embelleciendo los hogares y creando identidad en los barrios beneficiados.

 

Jardín Botánico de Bogotá mejora índices de riesgo de corrupción

 

El proyecto, para el cual se destinaron $4.623 millones, logró se plantaran 27.785 buganvilias en Bogotá. De acuerdo con cifras a corte de la primera semana de diciembre, entre las localidades más beneficiadas se encuentran Ciudad Bolívar, donde se han plantado 6.353 buganvilias; Bosa, 5.457; San Cristóbal, 5.077 y Usme, 4.540.

Por otro lado, con 30.700 individuos se realizó uno de los proyectos de jardinería más importantes de Bogotá: el Voto Nacional, una obra de 3.000 m2 que buscó darle identidad y embellecer el centro de nuestra ciudad. Además de este proyecto, se completaron más de 46.000 m2 de jardinería en toda la capital.

El Jardín Botánico es uno de los principales gestores de los recursos naturales de la ciudad, con la misión de aumentar y mejorar la cobertura vegetal de la capital, para contribuir al mejoramiento de los servicios ecosistémicos asociados al arbolado urbano tales como: la calidad del paisaje, regulación local del clima, conservación de energía y la reducción de la contaminación del aire por Gases de Efecto Invernadero (GEI). En ese sentido, la entidad viene trabajando en un proyecto cuya finalidad sea la participación en el mercado voluntario de carbono que se viene consolidando en el país, con el fin de generar un flujo de recursos financieros, que le permitan apalancar su operación futura.

Como resultado de este esfuerzo, se espera poder poner en oferta el carbono que será almacenado durante los próximos 25 años en el arbolado urbano recientemente sembrado, a los agentes del sector privado que se encuentren dispuestos a compensar su huella ambiental, o a aquellos agentes que quieran invertir en el mejoramiento de su imagen corporativa y demostrar un compromiso de responsabilidad ambiental y social.

Jardín Botánico de Bogotá mejora índices de riesgo de corrupción

 

Pero el esfuerzo por garantizarles a los ciudadanos la mejor cobertura vegetal siempre fue más allá. Se logró batir récord en la atención a árboles enfermos, con una cifra que asciende a 78.787 individuos, gracias a una inversión de 2.661 millones de pesos, la cual permitió realizar el manejo integral de plagas y enfermedades, acompañado de exhaustivas jornadas de mantenimiento a todos y cada uno de los árboles de la ciudad.  

Pero no solo se transformó la forma de plantar, sino también de educar. Gracias a los diferentes procesos de educación ambiental, logramos impactar a 1.648.066 personas con diferentes actividades pedagógicas, para el cual se contó con una inversión de $12.512 millones.

Adicionalmente, logramos acercar a la ciudadanía a los espacios verdes que tienen en sus entornos desde un solo lugar, recibiendo a 1.609.534 personas en el Jardín Botánico de Bogotá, con una amplia agenda cultural y académica, que permitió la realización de 285 eventos y 450 actividades, y para la cual se tuvo una inversión de más de $3.020 millones.
 

Jardín Botánico de Bogotá mejora índices de riesgo de corrupción


Como un complemento a la generación de conocimiento se realizaron eventos abiertos al público, como la exposición de Orquídeas, Bonsái y Carnívoras, Jardín de Noche, Mercados Campesinos y Pícnic Literario, los cuales se han desarrollado como mecanismo interactivo y atractivo, no solo para público adulto, sino para los niños y jóvenes, para que aprendan y conozcan sobre el patrimonio vegetal de la ciudad.

Así las cosas, ¡fue un honor plantar para Bogotá!