Transparencia y acceso a información pública

Así fue la participación del Jardín Botánico
en los XXIII Juegos
Centroamericanos y del Caribe

Así fue la participación del Jardín Botánico en los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe

El galope de los caballos, característico de las zonas rurales del país, ha llegado desde diferentes partes de centroamérica como Costa Rica, México, perú y Salvador, entre otros 13 países, para cautivar a los asistentes a la competencia ecuestre en los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018, realizada en las instalaciones de la Escuela Militar de Equitación en Bogotá.

 
En las gradas se sentía la tensión, quizás, generado por el relincho de los equinos color azabache, vino y blanco porcelana que se preparaban para las pruebas de adiestramiento, completa y salto, este 23 de julio.
 
Fueron cerca de 380 árboles, entre picón, croto, cayeno, árbol de té y lino verde, entre otras siete especies, que prestó el Jardín Botánico de Bogotá, en convenio con la Escuela Militar de Ecuestre, para embellecer las zonas de la competencia y buscar trasladar al equino a su hábitat natural.
 

La competencia concluyó el 29 de julio con la última disciplina, pruebas de salto individual, en la que el mexicano Francisco Pasquel, junto con su caballo color blanco porcelana, resultó  ganador de la medalla de oro con un puntaje de 66.68 en los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018.