Transparencia y acceso a información pública

Administrador de contenidos

Administrador de contenidos

Investigaciones del Jardín revelan
que el guayacán de Manizales
es una de las especies más
resistentes a la contaminación urbana

Investigaciones del Jardín Botánico revelan que el Guayacán de Manizales es una de las especies más resistentes a la contaminación urbana

 

Asociado a unas 40 especies de insectos y visitado por 17 especies de aves, el guayacán de Manizales es una de las especies vegetales más importantes en el arbolado urbano, debido a su alta tolerancia a la contaminación de la ciudad por material particulado PM10. Así lo revelaron dos recientes estudios del Jardín Botánico de Bogotá, en los que además se destaca que los árboles de esta especie también soportan las condiciones de sequía y humedad de la capital.

Como parte del proyecto de inversión de investigación para la conservación de los ecosistemas y la flora de Bogotá, un equipo de expertos logró determinar que el guayacán de Manizales (Lafoensia acuminata),  originario de los Andes colombianos, hace parte de la lista de especies vegetales indispensables para la ciudad, pues contribuye a la regulación climática y mejora la calidad del aire de los capitalinos, al tolerar y soportar la contaminación de material particulado PM10, un contaminante atmosférico causante de afecciones respiratorias para cualquier ciudadano en el mundo, el cual también puede perjudicar el crecimiento y óptimo desarrollo de las plantas en las áreas urbanas.

Este resultado está basado en los rangos de tolerancia o sensibilidad de las especies vegetales ante la polución, el cual se calcula mediante el índice de tolerancia a la polución o Air Pollution Tolerance Index (APTI), que clasificar a las especies como tolerantes (APTI 30 - 100), con tolerancia intermedia (APTI 29 – 17), sensibles (APTI 16-1) y muy sensibles (APTI < 1).  En ese sentido, se pudo concluir que el guayacán de Manizales se encuentra en el rango de tolerancia a la contaminación, al tener un APTI entre 47-72.

Con 32.168 árboles en toda Bogotá, el guayacán de Manizales es una especie nativa que además se destaca por contribuir a la conformación de diferentes redes ecológicas con insectos y aves en la ciudad. Justamente, el estudio realizado por el Jardín Botánico señala que este tipo de árboles se asocian con unas 40 especies de insectos, entre los que se encuentran escarabajos, polillas, avispas, abejas, míridos, cigarritas o cicadéllidos y moscas, entre otros.

Precisamente, gracias a esta investigación se pudo registrar por primera vez en un área urbana algunos herbívoros que se alimenten de los tejidos de las hojas del guayacán, como es el caso de las polillas minadoras del género Pseudopostega (Nepticuloidea: Opostegidae), recientemente redescubierto en el país, después de cerca de 100 años de su primer registro en Colombia.

Asimismo, entre los insectos que se alimentan de los herbívoros del guayacán, los cuales son considerados sus enemigos naturales, se destacan los escarabajos comúnmente conocidos como mariquitas, (Harmonia axyridis) y(Mulsantina mexicana), esta última especie hasta ahora reportada para el país en Bogotá, y una gran variedad de avispas parasitoides, entre las que se destaca Diversinervus elegans, un insecto originario de África y Asia, el cual fue reportado recientemente en Bogotá después de 30 años de su primer registro el país en 1989. Esta avispa es parasitoide de diversos insectos escamas o cochinillas blandas que afectan a diferentes especies de plantas y árboles en la ciudad.

Por otro lado, el guayacán de Manizales en nuestra ciudad también es usado por diversos microorganismos, la mayoría de ellos hongos microscópicos, los cuales pueden vivir como endófitos en la planta, es decir, que viven en ella sin causarle ninguna afectación. Sin embargo, si se presentan condiciones de estrés es muy probable que estos microorganismos actúen como fitopatógenos, a excepción del Trichoderma, un hongo que logra impedir o reducir el efecto negativo de los fitopatógenos, ya que compite con ellos por espacio, sin afectar a su planta hospedera.

En la investigación realizada por el Jardín Botánico también se destaca que el guayacán de Manizales es visitado por 17 especies de aves en la ciudad, la mayoría de ellas residentes.

Colibrí chillón (Colibrí coruscans), carbonero (Diglossa humeralis), toche (Icterus chrysater), azulejo (Thraupis episcopus) y azulejo palmero (Thraupis palmarum) son algunas de las aves que frecuentan y se alimentan del néctar de las flores y de los insectos asociados al guayacán.

Por su parte, otras especies como la torcaza (Zenaida auriculata) y la mirla (Turdus fuscater) se caracterizan por transportar material vegetal para la construcción de sus nidos en los árboles de guayacán, a lo largo y ancho de la ciudad. Además, se han observado diversas especies como el copetón (Zonotrichia capensis) y el cucarachero (Troglodytes aedon) cantando a tempranas horas de la mañana sobre los guayacanes bogotanos.

Por lo anterior, para la Alcaldía de Bogotá, el guayacán de Manizales hace parte de las especies aptas con las que estamos arborizando los parques y vías de la capital. Precisamente, gracias a la Administración Distrital, hemos plantado cerca de 2.000 guayacanes, uno de los mejores árboles con los que contribuimos a mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos.

 
 

La vida en el suelo: una cuestión
más allá de solo tierra

 

La vida en el suelo: una cuestión más allá de solo tierra

 

Desde el momento en el que las hojas de los árboles se desprenden y caen lentamente al suelo, un asombroso proceso comienza a desarrollarse a tan solo pocos metros de profundidad. Una amplia variedad de organismos y microorganismos, como los nematodos y colémbolos, entre otros, esperan pacientemente a que la hoja se descomponga, hasta llegar a su mejor punto, y así convertirla en su banquete y transformarla en una fuente de energía para las plantas.

El suelo se forma a partir de la descomposición de la roca madre, ya sea por la luz, agua o las condiciones del clima en general, permitiendo que se fragmente en partes muy pequeñas, formando el material de fondo, el cual puede ser rocoso o arcilloso. A partir de la formación del material de fondo (roca madre descompuesta o meteorizada), poco a poco también se van desarrollando diferentes horizontes o niveles del suelo, acorde a su grado de meteorización:

  1. Horizonte B: Hace referencia a la parte del suelo en fase de descomposición, sin inclusión de materia orgánica.
     
  2. Horizonte A: También conocido como rizósfera, es la parte del suelo donde se anclan las raíces de los árboles y donde más se expresa la actividad biológica, pues es allí el punto de interacción de una amplia gama de microorganismos (bacterias, hongos, algas, protozoos, nematodos, insectos y ácaros), cuya función es transformar y descomponer la materia orgánica, garantizar el desarrollo sostenible de todos los ecosistemas, mantener los ciclos de carbono y ayudar a la sanidad de los árboles, entre otros. Es el caso de los colémbolos, hexápodos caracterizados por ser la especie más abundante a nivel mundial, junto con los ácaros. La mayoría de los colémbolos viven en la superficie o en los árboles. Se alimentan de la reproducción de los hongos (hifas) y de materia orgánica en descomposición. Ayudan a controlar la sanidad de los árboles. Es una especie importante, pues son vitales para mantener el ciclo del carbono del suelo y la obtención de minerales. Además sus heces son muy nutritivas para otros organismos.
     
  3. Horizonte orgánico u hojarasca superficial: región superficial del suelo, el cual se genera a partir de la descomposición de carbono, a través de la caída de las hojas. Es el espacio donde interactúan animales mayores como topos y ratas, entre otros, que tienen su vida en el suelo. Evidentemente, la materia orgánica del suelo se asocia, generalmente, a la buena calidad o al deterioro del mismo, debido a la fuerte interacción existente entre la estructura del suelo y la acción de los invertebrados. La vida en el suelo no puede resumirse únicamente en la parte superficial. La hojarasca tan solo es uno de los muchos elementos importantes para contribuir a la vida terrestre que se aloja, incluso, a miles de metros de profundidad.
     
 
 

Tenga en cuenta los cierres viales
para venir al Jardín este domingo

 

Tenga en cuenta los cierres viales para venir al Jardín este domingo

 

Con motivo de la Media Maratón de Bogotá, que se llevará a cabo este domingo 28 de julio, la Secretaría de Movilidad anunció desvíos y rutas alternas para que vengas a visitar el Jardín Botánico.

A partir de las 10:00 a.m., y hasta la 1:00 p.m. del domingo, estarán cerradas la Avenida Rojas (carrera 70) y la calle 63, por lo que el ingreso vehicular estará inhabilitado. No obstante, esto no es impedimento para venir a visitar el Jardín Botánico de Bogotá, por eso les recomendamos a los ciudadanos no venir en carro y utilizar los ingresos peatonales que estarán disponibles con algunas restricciones.

Es importante recordar que la apertura de las vías afectadas por la realización del evento se hará de forma gradual, desde la 1:00 de la tarde.

Invitamos a los bogotanos a venir y participar de nuestros recorridos guiados y conocer la variedad de colecciones de árboles y plantas que tenemos como cactus, bromelias y helechos, entre otros.

Administración Peñalosa bate récord
en la atención de árboles enfermos en Bogotá

 

Administración Peñalosa bate récord en la atención de árboles enfermos en Bogotá

 

Algunos en estado crítico, otros hasta desahuciados, unos con notables síntomas, pero todos diagnosticados: enfermos. Entre 2016 y 2019, ya son 70.214 los árboles atendidos por la Alcaldía de Bogotá.


Con una inversión que supera los 2.648.018.966 de pesos se ha triplicado el número de árboles atendidos por plagas o enfermedades generadas por factores como la contaminación del aire, pobreza del suelo, escasez de agua, altas temperaturas y la falta de cuidado de la ciudadanía. Entre 2012 a 2015 tan solo fueron atendidos 25.770 individuos, mientras que en la actual Administración llegaremos a los cerca de 82.000.

Dentro los 70.214 árboles atendidos en esta Administración, el 41% corresponde a individuos de falso pimiento; 25%, caucho sabanero; y 14%, urapán, especies que hacen parte de la lista de las que presentan mayor susceptibilidad al ataque de plagas y enfermedades.

Lo preocupante es que, a causa del cambio climático, las plagas y enfermedades también han evolucionado y, con el tiempo, cada vez son más las especies de árboles que están expuestas a ser atacadas, motivo por el cual trabajamos diariamente investigando para innovar con planes y estrategias que nos permitan controlar asertivamente una a una las plagas y enfermedades que afectan nuestro arbolado, y así garantizarle a la ciudadanía los mejores árboles del país.

Entre las plagas más comunes que se han evidenciado en el arbolado de la capital se encuentran los insectos del orden hemíptera, es decir, aquellos que son succionadores de savia, los cuales se caracterizan por atacar, especialmente, al caucho sabanero; también se han identificado otros como la mosca blanca, que ataca al magnolio y al caucho sabanero.

El chinche se conoce por causar daños en el urapán, el Lepidoptero ataca al sangregado, y se han evidenciado altas poblaciones de un insecto Hemíptero de la familia Cicadellidae, del que se ha comprobado a nivel científico que es un vector de enfermedades o de problemáticas altamente críticas para los árboles.

Aunque en todas las localidades de Bogotá encontramos problemas de este tipo, por ejemplo, en Bosa los cauchos sabaneros están afectados por psílidos, no obstante, las zonas donde más se ha requerido la atención de árboles está liderada por Kennedy, con 10.356 individuos; Teusaquillo, 8.858 y Suba, 8.379.

De no ser tratadas, todas las plagas mencionadas anteriormente podrían causar, entre otras cosas, la muerte de los individuos. Por esta razón hemos realizado una base de datos con cerca de 500 análisis de suelos, organizados por localidades, con el fin de identificar los puntos más críticos de la ciudad. Entre los hallazgos encontrados se tiene que las localidades que están hacia la zona oriental en Bogotá tienen un pH más ácido.

Como método para combatir los daños en los árboles se está utilizando la endoterapia y aspersión. La endoterapia consiste en hacerle un orificio al árbol con una broca y suministrar los nutrientes por vía de tejido xilemático, es decir, es como inyectarle suero el árbol. Durante la inyección se le proporcionan nutrientes y se aplica insecticida o fungicida, que contribuyen a no maltratar el árbol tan seguido. La aspersión es una aplicación de insecticida, que se hace con la finalidad de manejar una plaga o una enfermedad.

No obstante, dependiendo de la gravedad de la afectación, se requiere de varios ciclos de aspersión, endoterapia, fertilización y poda, todo ello se estructura de acuerdo con las necesidades de la especie vegetal y del blanco a tratar.

Es de destacar que nuestro protocolo está basado en un manejo integral que consiste en la unión de diferentes estrategias o prácticas, con el objetivo de controlar asertivamente cada problemática y así garantizar un arbolado sano y fuerte.

Durante el 2019 llevamos 7.606 árboles tratados y esperamos atender otros 14.000 más.

Naturaleza a la luz de la luna
en nuestro”Jardín de Noche”

 

Naturaleza a la luz de la luna en nuestro”Jardín de Noche”

 

El Jardín Botánico de Bogotá abre sus puertas, con entrada gratuita y cupo limitado a partir de las 5:30 p.m., para disfrutar de la naturaleza en una nueva versión del “Jardín de Noche”.

Una de las experiencias más interesantes de esta jornada es la tradicional bienvenida en la Maloca indígena “Monifue Uruk” a las 6:00 p.m., donde los visitantes disfrutarán de la atmósfera mística de los ancestros, ambientada con los sonidos del instrumento tradicional amazónico Mangüaré.

Dándole ritmo a la noche, junto al lago, tendremos nuestro espacio de “Música al Jardín”, el cual inicia a las 6:00 p.m. con la presentación del grupo de rock bogotano “Purpurei Music Dúo”.

A la misma hora, en el centro de eventos 1, tendremos elconversatorio "Dime tu barrio y te diré entre qué árboles vives" charla pensada para los amantes del paisajismo, donde los asistentes conocerán las técnicas y conceptos sobre el arbolado en la ciudad.

También, a las 6:00 de la tarde, los asistentes podrán participar en el Domo Herbal del recital de poesía “La Palabra tiene Poder”, un espacio donde las letras tienen la fuerza de crear nuevos imaginarios alrededor de la vida y la paz.

Esta singular jornada mezcla la misteriosa atmósfera nocturna que rodea a la naturaleza del Jardín Botánico de Bogotá con expresiones artísticas como el teatro, la poesía, la danza y la música en vivo.

Conoce cómo es el ingreso
de las plantas al Jardín Botánico
 

Conoce cómo es el ingreso de las plantas al Jardín Botánico

 

 

 

 

 

 

23 Julio

Aquí están los nuevos 'hijos' del barrio Timiza

Los nuevos ‘hijos’ del barrio Timiza

 

Durante 36 años, los habitantes de la Urbanización Multifamiliar Lago Timiza han visto crecer a sus hijos y con ellos a su conjunto. Por eso, como muestra de cariño hacia el lugar que los ha acompañado durante tanto tiempo, decidieron plantar 116 arbustos que complementarán el paisaje de sus viviendas

Esperanza, Toro, Lucero y María fueron algunos de los nombres con los que los habitantes de la tercera  edad del conjunto bautizaron a los nuevos integrantes de su familia, pues, como lo expresaba María Sandoval, ellos ahora son sus nuevos hijos. 
 
“Ya vimos crecer a nuestros niños, pero ahora no tenemos a quién cuidar, por eso estos arbolitos serán como nuestros hijos, a los que iremos formando y regando cada día para que crezcan muy lindos”, resaltó Sandoval, participante  de la  plantación. 
 
Esta jornada es complementaria a todas las actividades que lidera la Alcaldía de Bogotá, las cuales buscan mejorar el arbolado de la ciudad, tanto en espacio privado como público, generando identidad con la capital y  con los hogares de todos los ciudadanos. 

¡Lo logramos! estudiantes
plantaron el colegio del futuro

 

Imaginarse el colegio del futuro ahora es posible,  es uno lleno de árboles en los que su sombra da refugio a los días soleados y llenos  de juego, uno en el que el medio ambiente es el pilar principal. Así lo quiere el Colegio Kimi Pernía Domicó, la institución que  lleva el nombre del líder social de la comunidad  Embera que luchó hasta la muerte  por la defensa de los recursos naturales.

 
Recientemente este colegio ubicado  en el barrio San José en la localidad de Bosa cumplió  diez años, y para celebrarlo los estudiantes decidieron retarse y  plantar 36 árboles que ahora reposan en las áreas verdes de la institución y  que crecen en conjunto con las mentes  de los alumnos.
 
Este colegio se ha destacado por su educación  hacia el cuidado medioambiente con proyectos  como huertas escolares, jardines verticales y  ahora, un arbolado joven formado con trabajo del  cuerpo estudiantil. Ha sido respaldado por la asesoría de los expertos  del  Jardín Botánico, que luego de una solicitud por parte los docentes, evaluaron  el terreno para escoger la especies adecuada en el  lugar correcto para esta actividad.
 
“Lo  que más me gusta de este  colegio es que se hacen estas  actividades con los árboles, en otros  no, y por eso es que los colegios no tienen vida”, dijo Karol Nieto, estudiante de séptimo grado. 
 
Chicalá  rosado,  calistemo y fucsia arbustivo  son algunas de las especies que hoy  acompañan a los estudiantes de la institución que desde ahora son parte de la gran apuesta de Alcaldía de Bogotá, para arborizar la ciudad  con 500.000 árboles bien plantados.

22 Julio

Los secretos del Jardín agroecológico

Los secretos del Jardín agroecológico

 

Cerca de 1.080 kilos de alimento son producidos anualmente en la huerta del Jardín Botánico de Bogotá. Mes a mes, entre 80 a 100 kilos de hortalizas, aromáticas, condimentarías y medicinales son cosechados y utilizados para llevar a la mesa de los hogares capitalinos.

Con el objetivo de promocionar la agricultura urbana y ser fuente de conservación, la huerta se inició en el año 2007 bajo el nombre de UICAU. Luego, en 2014, recibió el nombre de jardín agroecológico, gracias a una restructuración, cuyo diseño corresponde a la evocación geométrica precolombina en forma de ave.

Entre hortalizas, frutales, aromáticas, condimentarias y medicinales con hábitos arbóreos, arbustivos, herbáceos y enredaderas, contamos con 90 especies en nuestra huerta, donde además tenemos un espacio destinado a la conservación, dentro del cual se siembran cerca de cuatro especies nativas de papa, dos de maíz y una de frijol.

A continuación presentamos las especies más curiosas que están sembradas en nuestra huerta y que puedes venir a conocer:

Repollitas de Bruselas

 

Img 01 Repollitas

 

Planta con tallo vigoroso y alto, cuya altura oscila entre los 80 cm. y un metro. Los frutos, que son pequeños repollitos, se desarrollan en el tallo de la axila de la hoja. Se caracteriza por ser muy resistente a las heladas y tener diferentes usos comestibles.

La cosecha de las repollitas de Bruselas se obtiene entre los seis a ocho meses de trasplante.

Achira o sagú

 

Img 05A Sagu

 

Planta originaria de Centro y parte del norte de Sur América. Se cultiva como ornamental y alimenticia y está compuesta de tallos que se ramifican, hojas grandes alternas con la base enrollada en torno al tallo. Sus flores pueden ser rojas, naranjas o amarillas.

La parte comestible de la planta es su raíz, de donde se obtiene la harina con la que se prepararan diversas recetas, como los bizcochos de achira.  Por otro lado, sus semillas secas, redondas y negras son utilizadas para elaborar varios tipos de artesanías.

La cosecha se realiza cada seis a nueve meses, dependiendo de la altitud y el tipo de suelo.
 
Malanga
 
 
Img 06 Malanga
 
 
Planta con tallos subterráneos y carnosos de hojas acorazonadas. Es originario de América Central y Sudamérica y se utilizan como alimento a manera de papa.
 
Se utiliza el tallo subterráneo como alimento en diversas preparaciones como bebidas, sopas, pastas, guisos, ensaladas, dulces, panes, pasteles y galletas.
 
La cosecha de la malanga se realiza a los doce meses después de la siembra.
 
Caña de azúcar
 
 
Img 02 Cana Azucar
 
 
Es una hierba robusta cultivada en tierras cálidas y templadas. No obstante, en ciudades como Bogotá también se puede llegar a desarrollar. Está conformado por tallos de 10 cm. de diámetro, aproximadamente. Cuenta con hojas alargadas y vellosas y puede alcanzar una altura de dos metros en óptimas condiciones.}
 
La primera cosecha se realiza a los dos años y medio, aproximadamente, depende de las condiciones climáticas y después de esta primera cosecha se puede cosechar cada año.
 
Hoja de ajo
 
 
Img 03 Hoja De Aho
 
 
Se conoce con este nombre porque su hoja es la parte comestible y se utiliza para dar sabor como reemplazo del ajo, precisamente, uno de los principales usos de esta planta es condimentar las comidas y las salsas.
 
Es una especie que poco común para el consumo, solo se tienen en algunos huertos urbanos y, a nivel comercial, no se encuentra.
 
Después de la siembra, la hoja de ajo se puede cosechar a los dos meses y se puede continuar realizando cosechas parciales cada mes.
 
Kale rizado
 
 
Img 04 Kale Rizado
 
 
Col rizada que crece entre 50 a 70 centímetros de altura. Se caracteriza por sus llamativas hojas verdes rizadas, que crecen alrededor del tronco central. Sus hojas se consumen en ensaladas, jugos verdes y al horno.
 
Después de sembrada, la primera cosecha se realiza a los dos meses y medio, y puede durar hasta 2 años en producción.
 
Tips para tener una huerta como la del Jardín Botánico:
  1. Luz directa: es necesario que, aunque sean unas horas al día, las plantas reciban luz directa.
  2. Nutrición (abono): Para el éxito de cualquier huerta es importante contar con un buen compostaje, pues gracias a él  se fertiliza de forma saludable la cosecha, a través del uso de los  residuos  orgánicos de nuestras casas, lo que ayuda a la síntesis proteica de las plantas y aumenta la resistencia a plagas, enfermedades y condiciones adversas.
  3. Agua: es importante que el sustrato siempre permanezca húmedo. Recuerde no irse al extremo y encharcar las plantas, pues el exceso también es dañino.
  4. Dedicación: las plantas también son seres vivos, por ello es clave monitorear diariamente sus cambios o necesidades. Hay que motivarlas, hablarles  y, por qué no, saludarlas y despedirse cuando sale de casa. Eso les ayudará a sentirse importantes y partes de su hogar.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
22 Julio

Con batucada se recibió al adulto mayor en Bogotá

Con batucada se recibió al
adulto mayor en Bogotá

 

Con batucada fueron  recibidos los abuelos de Bogotá

 

Al  ritmo  de una batucada que llamaba a los peatones a ser parte de una nueva jornada de plantación, un  grupo de adultos mayores de Centro Día, iniciativa dada por la Alcaldía de Bogotá que busca que los bogotanos tengan una  vejez más activa y digna, se acercó para participar en la actividad demostrando que la edad no es una impedimento para aprender nuevas cosas y  ser parte del nuevo arbolado de Bogotá.

En  el ejercicio, que se desarrolló a las afueras del  Centro Comercial Calima, los adultos de la tercera edad formaron equipos para actuar y dibujar en una actividad que buscaba  reconocer la misionalidad del Jardín Botánico de Bogotá cómo podar, fertilizar y  plantar, el arbolado de la ciudad y a su vez,  conocer cuáles son los espacios de acción de la entidad.

También, para los más reservados, se hizo un espacio de diálogo en el que algunas preguntas como ¿Por qué están  talando?, ¿Los árboles se enferman? y ¿Qué se puede hacer en caso de ver un árbol que se está muriendo? fueron resueltas mientras bebían aromática caliente  con  hierbas cultivadas del mismo Jardín.  

Al  final tuvieron  la oportunidad de dejar más que una sonrisa en su día,  pues con energía y paciente sabiduría,  fueron parte de la plantación de 63 árboles que ubicaron  en la calle 19 desde la cra 30 hasta la cra 6 complementando  el plan que tiene la Alcaldía  de Bogotá para arborizar de forma correcta la ciudad.