Transparencia y acceso a información pública

Jardín Botánico de Bogotá lanza campaña
para prevenir daños a la Palma de cera esta semana santa

palma-cera


Bogotá, abril de 2017. Con el lema “La naturaleza te los está pidiendo a gritos”, el Jardín Botánico de Bogotá lanza una campaña para prevenir el uso de la Palma de Cera en la semana mayor, ya que algunas de estas especies presentan un alto grado de amenaza.

La iniciativa, que se desarrolla en redes sociales, busca contribuir a la conservación de estas plantas, que llegan a medir hasta 60 metros y pueden vivir 200 años aproximadamente.
 
Colombia se caracteriza por ser un país biodiverso y cuenta con siete especies correspondientes a la palma de cera. Sin embargo, la palma declarada “Árbol Nacional” se encuentra en alto grado de amenaza debido a la reducción de su presencia en aproximadamente el 50%, por la destrucción de su hábitat[1].
 
La principal importancia ecológica de este individuo es que sirve como fuente de alimento para aves endémicas como el periquito orejiamarillo, perico verde, tucán, loro coroniazul, cotorra montañera, así como también, se ha observado que el oso de anteojos se beneficia de los cogollos (hojas no expandidas) como fuente de alimento[2]; además de contribuir a mantener activo el ciclo de nitrógeno conservando el equilibrio ecosistémico.
 
Los cogollos (hojas no expandidas) son utilizadas para la elaboración de los ramos que utilizan en las celebraciones litúrgicas de esta época, pero son partes sensibles de la planta que solamente se forman una vez por año, lo que ocasiona la reducción de su población. 
 
Por esta razón, el Jardín Botánico de Bogotá hace una invitación para que durante esta celebración litúrgica se reemplace la Palma de Cera por plantas vivas, pues la principal razón de la desaparición de esta especie es la poca regeneración de nuevos individuos.
 
El Jardín recomienda remplazar estos ramos por plantas vivas, principalmente por plántulas de especies nativas herbáceas y arbustivas que puedan ser sembradas en los espacios verdes de los ciudadanos, como la Palma Alejandra o la Palma Areca.
 
Otro de los aspectos a tener en cuenta para esta celebración religiosa es no utilizar ramos secos que contengan partes de las plantas, sino cambiar poco a poco la tradición hacia el uso de plantas vivas que no tengan un impacto negativo sobre las poblaciones de palma de cera.
 
Este domingo, el Jardín Botánico de Bogotá realizará una eucaristía a las 10:30 a.m. en el marco del Domingo de Ramos, donde se invita a celebrar en medio de la naturaleza pero no utilizar plantas.
 
Toda la información sobre la campaña la podrán ver en el siguiente link
 
[1] Galeano, G. & R. Bernal. Palmas de Colombia. Guía de Campo. Editorial Universidad Nacional de Colombia. Instituto de Ciencias Naturales-Universidad Nacional de Colombia, Bogotá. 688 pp.

[2] Sanín, M. 2013. Estudios Ecológicos y Evolutivos en Ceroxylon (Palmae: Ceroxyloideae). Tesis Ph.D. Universidad Nacional de Colombia. Facultad de Ciencias, Departamento de Biología. Bogotá.