Transparencia y acceso a información pública

El arte de la agricultura urbana

agricultura-urbana


En la Plaza de Los Artesanos la señora Rosa Robles ha logrado mantener durante cinco años una huerta urbana en un área de 800 metros cuadrados. En este espacio ella ha implementado alrededor de 80 especies entre frutales, hortalizas y medicinales. 

 
Todo inició en el año 2008, cuando doña Rosa tomó un curso de agricultura urbana y allí afianzó su amor por los cultivos. Desde ese día y hasta hoy, participa  activamente en mercados, cursos  y encuentros que le permitan tener más conocimientos sobre plantas medicinales y aromáticas. 
 
“La agricultura urbana me ha enseñado a querer y cuidar más nuestro entorno, valorar las plantas y sus aportes a nuestra salud, también he entendido la importancia de cuidar el agua, el suelo y los recursos naturales”,  afirma doña Rosa.  
 
Para esta mujer que es tan fuerte como el apellido que lleva, la agricultura le ha traído varios beneficios, uno de estos es la tranquilidad que le trae este espacio donde el tiempo pareciera que se congelara, en medio del verde y la biodiversidad se le olvida que está en la ciudad. 
 
Rosa ha sido tan consagrada a su labor que ahora  comercializa  productos como: cremas, pomadas y champú, sin dejar de lado sus frutas, verduras, hortalizas y aromáticas. Adicionalmente le comenta a sus clientes las propiedades medicinales de algunas plantas que salen de su huerta. Ella ha logrado unir los saberes populares con la medicina alternativa y aunque no es doctora, muchos aseguran que sus productos son “Benditos”.

”.